martes, 28 de febrero de 2017

El revisor sobresaliente / The outstanding reviewer

Reconozco que esta nota está dirigida a un grupo de personas muy particular. Mejor dicho, no está dirigida en forma exclusiva, pero sí trata sobre un tema que es especialmente sensible para los que nos desempeñamos en el ambiente científico nacional (podría decir internacional y la situación sería la misma). Es una especie de catarsis tardía de algo que pasó hace unos meses, al momento de enviar un manuscrito a una revista científica de cierto prestigio en el área de la ingeniería eléctrica/electrónica. Pero antes de ir al meollo del asunto, voy a resumir brevemente que significa enviar un manuscrito a una revista para que lo entienda el público en general.

El proceso de revisión por pares, visto como una caja cerrada por donde entran los trabajos en un lado y salen por otro, ya sea rechazados (el que sale eyectado por el techo) o aceptados (el que sale por la derecha). Fuente: Entre Libros.

Para que un artículo sea publicado en una revista científico/académica debe pasar por un proceso conocido como revisión por pares, cuyo objetivo es evaluar la calidad, originalidad, factibilidad, rigor científico, etcétera, del trabajo, antes de su publicación. La revisión la realizan otros especialistas en el área, de forma anónima para el autor (el único que conoce la identidad de estos revisores es el/los editor/es de la revista). Los resultados de estas revisiones pueden ser tanto extremos (rechazado o aceptado) o intermedios (aceptado con cambios, rechazado pero con la sugerencia de reformar y reenviarlo, etc).

viernes, 3 de febrero de 2017

Un naufragio en la solitaria costa de Cabo Raso

Los lectores constantes, parafraseando a Stephen King, de este blog, saben que me gusta seguir el rastro de naufragios en la costa patagónica. Mi atención en general se ha enfocado en la zona de Golfo Nuevo y de Península Valdés. Sin embargo, esta vez voy a animarlos a que salgamos del reparo del golfo y la península y nos dirijamos más al sur, donde el clima es más recio, hasta un paraje olvidado donde una vez hubo un germen de un pueblo. Vayamos hasta Cabo Raso, a buscar un naufragio relativamente moderno, un pesquero que terminó sus días en la restinga y partido al medio: El Chubasco.

Los restos del pesquero "Chubasco" sobre la restinga del Cabo Raso. Al fondo se ve lo que era la proa del barco.