jueves, 31 de agosto de 2017

La solitaria tumba de un marino inglés

La Patagonia esconde secretos en todos los rincones de su vasta geografía. Desde sus costas, que alternan apacibles playas con promontorios rocosos, hasta las alturas de la cordillera, pasando por las profundidades de sus lagos, el mar que la baña y, por supuesto, esa hipnótica y abrumadora meseta, la misma que Darwin no podía evitar recordar. Detrás de muchos de esos secretos se esconden nombres propios, personas que vivieron, sufrieron, amaron y murieron en la Patagonia. Uno de esos secretos se encuentra escondido en un lugar de Chubut que en el pasado fue frecuentemente visitado por navegantes de todas partes del mundo. Lo que sigue a continuación es la historia de un marino inglés que se encuentra sepultado en la zona de Santa Elena, al norte de la localidad de Camarones.

La tumba de George Ollier Crumby en Santa Elena. La cruz de madera parece datar de la época en que se sepultó el cuerpo, mientras que la placa es posible que haya sido agregada posteriormente. Las otras placas que rodean la tumba son homenajes de barcos de la Armada Argentina. La foto es gentileza de Héctor García.

martes, 8 de agosto de 2017

El Kaiser (también) naufragó en Puerto Deseado

No, no me confundí. Tampoco me volví loco (al menos no más de lo que siempre estuve). Me imagino lo que piensan: "Pero Patricio, si vos sabés que el Kaiser naufragó en Madryn. Es más, podés ver sus restos en la playa que lleva su nombre, al sur de Punta Cuevas y el Ecocentro". Sí, sí, ya sé, ya lo visité decenas de veces y ya hurgué en su historia hasta el hartazgo. Ya hablé largo y tendido de ese barco, en este, este, este y este artículo. Pero aún así, tengo que insistir, el Kaiser también naufragó en Puerto Deseado. ¿No me creen?. Pues los invito a seguir una historia zigzagueante que involucra otros nombres y que empieza muy lejos de la Patagonia, en Escocia, con un barco llamado Loch Nevis.

El Loch Nevis tal como lucía en el año 1898. Esta imagen corresponde a la colección de A.D. Edwardes, y se puede apreciar en la web de la State Library of South Australia.