miércoles, 22 de marzo de 2017

Un zahorí para solucionar los problemas de agua de Puerto Madryn (1922)

[Aclaración: Esta nota fue parcialmente editada el 6 de abril de 2017, debido a que encontré material nuevo en el archivo histórico del Consejo Deliberante de Puerto Madryn]

El agua siempre fue un problema en Puerto Madryn. Al no existir ríos, arroyos o manantiales, la provisión del vital líquido siempre fue motivo de preocupación. Desde el mismo momento que llegaron los colonos galeses a las costas de la Bahía Nueva, la cuestión del agua estuvo entre las cuestiones más urgentes. A pesar de ser un excelente puerto natural, la colonia se asentó a 60 kilómetros de allí, donde estaba el agua abundante del río Chubut. Años después, cuando el tendido del ferrocarril impulsó el asentamiento de los primeros pobladores, el problema del agua se agudizó. En aquella época existía la llamada Laguna de Derbes, la cual proveía de agua a los escasos habitantes y ocasionales viajeros. También de aquel entonces proviene el cartel que se halla en la Prefectura de Puerto Madryn (y en el Museo Naval de la Nación), con la mención a las 51 millas sin agua. Con el paso de los años, e incluso después de la construcción del acueducto que trae el agua desde el río Chubut, la escasez o variabilidad en la provisión de agua fue un tema recurrente. Lo que nunca me hubiese imaginado es que en algún momento, dada la apremiante situación, la municipalidad de Madryn se haya visto en la necesidad de contratar a un rabdomante o zahorí.

Antiguo grabado que muestra un rabdomante haciendo una búsqueda con la tradicional rama en forma de "Y". La imagen proviene de la Deutsche Fotothek [Fuente: Wikipedia]