domingo, 17 de julio de 2016

Pepe Requejo, el envenenador de Montserrat

Cuando empecé a escribir este blog, hace casi seis años, solía escribir una sección, por llamarla de alguna manera, denominada "Visto y Leído". El objeto de las notas clasificadas bajo esta etiqueta era reproducir, o comentar, en forma resumida, alguna noticia o artículo que encontrase por la web. Con el tiempo, y mi obsesión por ahondar y buscar fuentes de información originales, y por armar artículos lo más completos posible, dejé de escribir artículos de este tipo para pasar a escribir otros con más contenido de investigación. Hoy en día, con una notoria falta de tiempo y energía para dedicarme al blog como lo hacía un tiempo atrás, he decidido reflotar en cierta forma el espíritu de la sección Visto y Leído, para apuntarla a eso, a repasar artículos o noticias con alguna cosa curiosa. En esta ocasión, voy a remitirme a un artículo que salió en la revista Clarín del mes de diciembre de 1991. Un par de hojas que guardé en una vieja carpeta de recortes, con la poco conocida historia del que pudo haber sido el primer asesino serial del territorio que, en aquel entonces, se convertiría en las Provincias Unidas del Río de la Plata: Don Pepe Requejo.

Ilustración del artículo de Clarín de diciembre de 1991 [autor: Mariano Vior].

sábado, 9 de julio de 2016

Sueños Bicentenarios

Hoy se cumplen 200 años de la declaración de la independencia de la República Argentina (o Provincias Unidas del Río de la Plata, o Confederación Argentina, según el artículo 35 de la Constitución Nacional), en la benemérita y muy digna ciudad de San Miguel de Tucumán, el 9 de julio de 1816. El texto, breve pero concreto, de dicha declaración, incluyendo las modificaciones introducidas el 19 de julio del mismo año, es el siguiente:
Nos los representantes de las Provincias Unidas en Sud América, reunidos en congreso general, invocando al Eterno que preside el universo, en nombre y por la autoridad de los pueblos que representamos, protestando al Cielo, a las naciones y hombres todos del globo la justicia que regla nuestros votos: declaramos solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unánime e indubitable de estas Provincias romper los violentos vínculos que los ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojados, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando séptimo, sus sucesores y metrópoli y toda otra dominación extranjera. Quedan en consecuencia de hecho y de derecho con amplio y pleno poder para darse las formas que exija la justicia, e impere el cúmulo de sus actuales circunstancias. Todas, y cada una de ellas, así lo publican, declaran y ratifican comprometiéndose por nuestro medio al cumplimiento y sostén de esta su voluntad, baxo el seguro y garantía de sus vidas haberes y fama. Comuníquese a quienes corresponda para su publicación. Y en obsequio del respeto que se debe a las naciones, detállense en un manifiesto los gravísimos fundamentos impulsivos de esta solemne declaración. Dada en la sala de sesiones, firmada de nuestra mano, sellada con el sello del Congreso y refrendada por nuestros diputados secretarios.
Acta de la declaración de independencia de la República Argentina [Fuente: Wikipedia].

Así se completaba el ciclo comenzado por la Revolución de mayo de 1810, los primeros gobiernos patrios, y la Asamblea del año 1813. Luego seguiría un largo camino de guerras, de independencia en primer lugar, contra el imperio español, y entre hermanos a partir de 1820, con la disolución del gobierno central y el comienzo de una guerra civil que duraría cincuenta años.