martes, 23 de febrero de 2016

1985: un OVNI en el cielo de Puerto Madryn

La nota de hoy es una mezcla de historia con mito, de verdad con fábula, pero en el fondo no deja de ser una parte de la realidad que sucedió. A fin de cuentas el denominado fenómeno OVNI ha sido algo real, como fenómeno social, desde la década del '50 en adelante. La maravillosa década de los '80, donde transitó parte de mi niñez y adolescencia, fue una época llena de noticias sobre este tema. Así fue como empecé a leer con avidez todo lo que había sobre el tema, y descubrí con asombro autores como Erich Von Daniken, o nuestro criollo Fabio Zerpa. Las maravillosas revelaciones que prodigaban este tipo de autores captaron mi atención hasta el fin de mi adolescencia y el comienzo de la universidad. A partir de ahí, de a poco, fui viendo como la aparentemente impecable trama mostraba sus huecos, inconsistencias, parches, y mentiras. Con el tiempo me volví más escéptico y menos crédulo, y me sumergí en el mundo de la ingeniería y las ciencias exactas. Sin embargo, aún estoy dispuesto a (y me gusta) escuchar una buena historia de OVNIs que ponga a prueba mi escepticismo.

La edición del miércoles 21 de agosto de 1985 del diario El Chubut dedica la mitad de la portada al avistamiento que tuvo lugar no solo en Puerto Madryn, sino también en Trelew y la zona del valle. La foto del OVNI es de poca ayuda, porque apenas nos revela una mancha blanca. El titular, por el contrario, es muy atractivo: "Un OVNI nos pasó por arriba".

sábado, 13 de febrero de 2016

Todos los caminos conducen a crédito.limosna.normas

La entrada de hoy es otra de esas excusas para no escribir algo más largo, pero como ya saben, caigo fácilmente en la procrastinación. De todas formas, trataré de ser más que breve. La cuestión es que leí en algunos sitios notas sobre este tema (Microsiervos y Strange Maps), y me resulta un concepto de lo más innovador. ¿A qué me refiero? Pues a what3words, el sistema de posicionamiento "definitivo" que es capaz de identificar sin ambiguedad cualquier porción de 3x3 metros en toda la Tierra con simplemente tres palabras.
Todos los caminos conducen a Roma, o según what3words, a crédito.limosna.normas

Jugando con el nombre de la aplicación ("que 3 palabras"), nos encontramos con que palabras.palabras.palabras es un lugar en la frontera entre Ecuador y Perú.


La idea parte del problema de identificar locaciones en forma univoca, porque si a una persona no se la puede localizar, entonces no existe. Según afirman los creadores de what3words, el 75 por ciento de la población mundial (4000 millones de personas, millón más, millón menos) no tiene una dirección física. Todas esas personas sin dirección no pueden abrir una cuenta bancaria, no pueden resolver asuntos administrativos ni sanitarios y mucho menos pueden recibir entregas postales. Este problema suele ser mayor en los países en desarrollo, donde hay grandes barrios que crecen sin control urbanístico y por tanto sin direcciones formales, aunque los países más desarrollados no están exentos (también en el primer mundo te pierden la correspondencia).

domingo, 7 de febrero de 2016

Curiosidades matemático-lógicas para pasar el verano austral

Mientras estoy armando un par de artículos para lanzar a lo largo de febrero, se me ocurrió que es un buen momento para repasar algunas curiosidades matemático-lógicas. El disparador ha sido, en este caso, una breve entrada en Microsiervos, así que para allá vamos...


* De primos y cuadrados
La consigna es simple: un número primo que al dividirlo por 4 deje de resto 1 (por ejemplo, 41) siempre se puede expresar como la suma de dos cuadrados. Por ejemplo: 41 = 16 + 25 = 4² + 5². No he podido encontrar una demostración algebraica cerrada sobre este postulado, pero al menos verifiqué que funciona para todos los casos hasta 149.

Hasta 149 funciona... ahora que siga otro (o que publique la demostración).


* Mensajes secretos
En el blog Futility Closet encontré un curioso enunciado que guarda relación con el tema de encontrar mensajes ocultos en determinados textos. Hace un tiempo hubo toda una controversia, de la cual aún pueden encontrarse libros, acerca de ciertos mensajes premonitorios que están codificados en libros específicos, y en particular, en la Biblia. La verdad es que en estos casos suele ocurrir que uno encuentra lo que quiere encontrar. Por ejemplo, me tomé el trabajo de transcribir las primeras líneas de El Quijote, y resulta que acomodando un poco los finales de cada oración me encuentro con que aparece el nombre de este blog... ¡en un texto del año 1605! Está claro que Cervantes no me estaba haciendo propaganda con 400 años de anticipación. Como podrán ver, el arreglo que hice es bastante burdo, pero creo que ilustra la idea. En cierta manera, las palabras están en nuestro alfabeto, todo depende de como ordenemos las letras.

Esta blog ya tenía seguidores en 1605, en especial un alcalaíno de apellido Cervantes.