domingo, 18 de octubre de 2015

Cuando quisimos comunicar escuelas con X25

Como suele ocurrir en esta época del año, y en particular en este año, me falta el tiempo para escribir en el blog. Tengo varias notas empezadas que requieren mi atención, y estoy recopilando material que me demanda bastante tiempo de lectura, tiempo que divido en desventaja con el resto de mis obligaciones laborales y domésticas (y éstas tienen prioridad). Por eso la entrada de hoy va dedicada a un recuerdo fugaz. Desempolvando papeles, me vino a la mente algo que pasó hace más de veinte años. En el año 1993, mientras cursaba el último año de la secundaria,  presentamos, junto con tres compañeros, un trabajo en la II Feria de ciencias y tecnología de Puerto Madryn, que era la instancia local de la XVII Feria Nacional de Ciencia y Tecnología. Nuestra propuesta era un sistema de comunicación para interconectar computadoras distantes varios cientos de kilómetros entre sí, empleando una transmisor de Banda Lateral Unica (BLU), un módem, y el protocolo X25. El objeto de la propuesta era brindar conectividad (palabra poco usada en aquel entonces) a escuelas rurales del interior de la provincia de Chubut, a través de un servicio tipo BBS (Bulletin Board System). En particular, habíamos seleccionado las escuelas de Blancuntre, Chacay Oeste, Yala Laubat, y Sepaucal (de esta última no estoy completamente seguro).

Ubicación de las escuelas rurales a las que se pretendía conectar a mediante un equipo de BLU y un módem [Google Maps].