martes, 23 de diciembre de 2014

Cazando al cazador (Orión)

La de hoy es una entrada corta. Muy corta. No voy extenderme en largos repasos temáticos o recopilaciones de materiales históricos. Acabo de liberarme de los últimos compromisos que me tenían en jaque y empiezo a recuperar algo de paz y de tiempo medianamente libre. Al menos lo suficientemente libre como para salir a jugar un poco (muy poco) con mi vieja y baqueteada Lumix DMC-TZ4. Mis conocimientos sobre fotografía no pasan del botón on-off y el disparador, pero luego de probar unos cuantos intentos, pude sacar unas cuantas fotos a la constelación de Orión, mientras ésta se alzaba lentamente por el pedacito de cielo que puedo ver desde mi patio.

A la izquierda, una foto tomada el 21 de diciembre a las 23:00 hs, en donde se aprecia a la constelación de Orión en la mitad izquierda. A la derecha, una foto tomada el 22 del mismo mes a las 21:00 hs, en donde Orión apenas termina de sobresalir por encima del techo de la casa de mis vecinos.

No es nada impresionante, pero al menos tiene un grado de decencia mínimo, y me anima a salir a la caza de otras constelaciones. En fin, una actividad interesante para hacer durante las vacaciones, si el clima me lo permite.

Las mismas fotos pero resaltando el cuerpo de Orión. Al centro se encuentra el Cinturón de Orión, también conocido como "Las Tres Marías": Alnitak, Alnilam, y Mintaka. En los extremos opuestos se hallan la supergigante roja Betelgeuse y la supergigante azul Rigel.

Ahora sí, a cumplir lo prometido: ¿vieron que fue una entrada corta? Nos vemos en la próxima.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

El Kaiser: Hurgando en la historia de un barco

Hace tres años atrás escribí un par de artículos (art1 y art2) dedicados a uno de los pecios más accesibles que hay en las costas del golfo Nuevo: el Kaiser. Sin embargo, no he dejado de buscar material en todo este tiempo, tratando de rellenar los huecos en la historia. En un principio se me ocurrió esperar hasta el próximo abril de 2015, cuando se cumplirá un siglo del accidente que lo condenó al desguace, pero como no tengo claro ni lo que voy a hacer pasado mañana, decidí adelantarme un par de meses para evitar enterrar esta nota en el baúl de las cosas que nunca terminaré de escribir. Así que para empezar, nada mejor que ir a las fuentes, retrocediendo casi cien años y parándonos en la costa de Puerto Madryn, donde una densa columna de humo empieza a elevarse...

El Kaiser se incendia (01/abril/1915) - Fuente: Facebook Madryn Olvidado.


1º de abril de 1915: El día del incendio
El Kaiser era  un barco a vapor de la Deutsche Ost-Afrika-Linie (DOAL), que prestó servicios realizando viajes entre África y Alemania, entre 1891 y 1912. Servía tanto para carga como para transporte de personas, donde podía acomodar hasta 32 pasajeros en primera clase, 24 pasajeros en segunda clase, y 38 pasajeros en tercera clase, con una tripulación de 48 hombres. En 1912 fue vendido a la Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia (SAIEP), y terminó anclado, a mediados de 1913, frente a la costa de Puerto Madryn, para cumplir la función de pontón. Sin embargo este destino sería apenas transitorio, no más de dos años, porque en la tarde del 1 de abril de 1915 se declaró un incendio voraz a bordo que fue imposible de combatir. Así fue como lo contó el semanario Golfo Nuevo, en su edición del sábado 3 de Abril de 1915:

La noticia del incendio del Kaiser salió publicada en el semanario Golfo Nuevo, en su edición del sábado 3 de abril de 1915 [Fuente: Biblioteca Municipal y Popular Domingo Faustino Sarmiento].

sábado, 29 de noviembre de 2014

Un viaje en el tiempo en solo 8 bits

Por una vez voy a abstenerme de una larga y aburrida introducción que solo me interesa a mí, y voy a ir directo al asunto. Hace un par de días me subí a una máquina del tiempo virtual discretizada en 8 bits. Por supuesto que se trata de una metáfora, a lo que me refiero es que estuve hojeando una vieja revista Microhobby, de aquellas que leí en mi ochentosa juventud de computadoras hogareñas y solo un canal de televisión (el viejo canal 7 de Rawson). La revista en cuestión, así como toda la colección de Microhobby, esta digitalizada y accesible en la web, basta con ir a este sitio: www.microhobby.org

Portada de la revista Microhobby Nº123, de Abril de 1987 [Fuente: Microhobby].

jueves, 20 de noviembre de 2014

Rosetta y Tronador: En todos lados se cuecen habas


Esta es una entrada breve, redactada a las apuradas entre varias otras tareas pendientes. Lo que la impulsa es la lectura de los hechos que hacen ciertos medios de prensa y sectores políticos sobre el tema de la investigación espacial y, especialmente, sobre la inversión en esta área. Para muestra basta un botón, pero yo he buscado dos, y para que sea más imparcial, los he buscado a ambos lados del Atlántico. Se trata de la misión Rosetta, de la Agencia Espacial Europea (ESA), y el proyecto Tronador, de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

La sonda Rosetta [Fuente: ESA].

El cohete Tronador II [Fuente: CONAE].

domingo, 9 de noviembre de 2014

Cansado, pero no ausente

Sí, estoy cansado. El último trimestre suele ser agobiante, pero éste en particular supera a todos los previos. El trabajo me ha superado por varios cuerpos y voy desactivando bombas a contrarreloj. Pero eso no significa que esté ausente. En mis escasos huecos de tiempo libre reviso el blog, contesto algún ocasional comentario, repaso el par de decenas de artículos en diverso grado de elaboración que tengo... pero bueno, no me da la cabeza para ponerme a escribir. Espero dedicarme a eso a mediados de diciembre, o si no directamente en enero. Sin embargo, no puedo con mi genio y sigo recopilando más material para el blog: más naufragios, más historias de la Patagonia, más curiosidades... cosas que se suman a las ya pendientes, y para las que espero encontrar el tiempo necesario.

Estuve dudando sobre escribir esta entrada, con poca elaboración e investigación, pero tengo la sensación de que en cualquier momento van a considerar que abandoné el juego y van a dejar de visitar la Bahía Sin Fondo. Por eso es que hoy me voy a limitar a compartir algunos temas sobre los que alguna vez quise escribir algo pero que hoy en día estoy seguro de que no voy a volver a tocar. Así que ahí les dejo un puñado de curiosidades "sin ton ni son" sobre las que estuve leyendo tiempo atrás.

Así como este artículo no tiene relación con nada, la imagen que elegí para representarlo tampoco tiene un sentido particular. Es, simplemente, una expresión de arte abstracto infantil.

lunes, 13 de octubre de 2014

¡Saquen esos barcos de ahí! Un vistazo a las historias del Madryn y el Carrier

Hace un tiempo, a través del grupo Historia de la Patagonia, me contacté con Guido Seidel, quien estaba buscando información adicional sobre el remolcador Madryn. Esta embarcación se considera de valor histórico por su participación activa en las actividades portuarias de Puerto Madryn a principios del siglo XX. En aquel momento no tenía nada que no pudiese encontrarse en otras páginas, como la de Histarmar, pero a partir de esta consulta me puse a recopilar cuanto pudiese sobre este tema. Al final resultó que encontré algo de material para aportar, no solo del remolcador Madryn, sino también del vapor Carrier, otro de los pecios emblemáticos de la costa madrynense. Vamos, entonces, a repasar los hechos y las fuentes de información.

Remolcador Madryn varado al lado del muelle Piedra Buena [Fuente: Histarmar].

Un poco de historia
Según cuenta Pancho Sanabra en su libro "Naufragios y algo más...", el remolcador Madryn fue construido en 1911, pertenecía al ferrocarril, y su función era la de atracar los barcos al muelle Piedra Buena. En 1935 fue varado para efectuarle trabajos de mantenimiento, y estuvo muchos años sin navegar. En el auge de la época del cazón (década del '40) fue vendido a una empresa pesquera, donde tuvo poco éxito, ya que debía operar fuera del golfo y navegaba mal frente al oleaje. En 1944 un temporal del norte le soltó las amarras y lo hizo encallar enfrente de lo que hoy sería la calle Lugones. Si bien era tecnicamente posible reflotarlo, su estado no justificaba tal esfuerzo y así fue como se lo dejó. Con el paso de los años se fue deteriorando, desapareciendo su cubierta, chimenea y puente.

domingo, 28 de septiembre de 2014

La antibiblioteca y la historia del buen brahmín

Hace un par de semanas que estoy transitando unos de esos picos de actividad, tanto en el trabajo como en el ámbito familiar, que se escapan de lo normal. Tengo en mente tres artículos que se pelean por captar toda mi atención, pero no tengo ni el tiempo ni la cabeza despejada como para trabajar en ellos. Esto me ha llevado, con los razonamientos ilógicos e inexplicables de la mente, a recordar dos cosas que quiero compartir. Una es la metáfora de la antibiblioteca que menciona Nassim Nicholas Taleb en su libro El Cisne Negro:
El escritor Umberto Eco pertenece a esa reducida clase de eruditos que son enciclopédicos, perspicaces y amenos. Posee una extensa biblioteca personal (con más de treinta mil libros), y divide a los visitante en dos categorías aquellos que reaccionan con un “¡Oh! Signore professore dottore Eco, ¡vaya biblioteca tiene usted! ¿Cuántos libros de éstos ha leído?”, y los demás – una minoría muy reducida -. que saben que una biblioteca privada no es un apéndice para estimular el ego, sino una herramienta para la investigación. Los libros leídos tienen mucho menos valor que los no leídos.

En los días en los cuales me hallaba embarcado en la redacción de mi tesis doctoral, con todo lo que ello significa (estrés, la sensación de haber malgastado cuatro años de tu vida, agotamiento, etc.) tuve una idea parecida. En aquel entonces aprendí que una vez obtenido el grado de Doctor nos queda un bonito libro encuadernado y prolijo que llamamos tesis y que es elogiado por diferentes personas. Sin embargo, existe otro libro, que jamás escribiremos, y que seguramente sería más voluminoso, que debería contener todas aquellas cosas que hicimos en el curso de la investigación y que no sirvieron para nada, que estaban mal, o que simplemente eran divagues innecesarios. En el proceso de generación de conocimiento hay una cadena de errores y fallos inevitables... e imprescindibles.

Un estante de mi biblioteca representa apenas un porción insignificante del saber humano, y éste a su vez es una fracción infinitesimal de todo el conocimiento que comprende al funcionamiento del Universo y el Tiempo.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Algunas reflexiones sobre el anumerismo

Hace unas semanas mi colega Emiliano Penovi me pasó un libro que desconocía: El hombre anumérico, de John Allen Paulos. No es un libro nuevo, data de fines de la década del ochenta, pero el tema que trata sigue tan vigente hoy como en aquel entonces. Básicamente la idea que articula el libro es la del anumerismo (innumerancy, en inglés), que trata de ser el equivalente matemático de la persona iletrada, una palabra que denota la falta de criterio y rigor matemático en la sociedad actual. Cuando hablo de criterio y rigor no me refiero a complejas y tediosas demostraciones matemáticas, sino al manejo de cantidades y probabilidades que están relacionadas con acontecimientos casi cotidianos. Al mejor estilo de Adrián Paenza, para quien fue un inspirador, Paulos revisa varios tópicos y situaciones comunes, planteando la falacias que se esconden detrás determinadas estadísticas, empleando simples multiplicaciones y razonamientos lógicos. Así, por ejemplo, se pregunta que si en un juego de lotería al estilo del Loto la probabilidad de acertar los 6 números en un universo de 40 es de 1 en 3.838.380, ¿cómo es que la mayoría de la gente prefiere un billete de lotería con la combinación 213172 o 293684 a otro con la combinación 123456? A continuación voy a reproducir algunos ejemplos que me llamaron la atención, que resumen a la perfección el contenido del libro.

Sobre las coincidencias
A veces se suele interpretar a las coincidencias de forma misteriosa o buscando algún significado oculto. Por ejemplo, encontrar a una persona que cumple años el mismo día que nosotros. Sin embargo esto no tienen nada de raro, sino que es más bien común. Como el año tiene 366 días, considerando un año bisiesto, habría que reunir a 367 personas para estar seguros de que por lo menos dos personas del grupo han nacido el mismo día. Pero, si nos conformamos con tener una certeza del 50%, lo primero que se nos ocurre es que se necesitan 366/2=183 personas. Sin embargo la respuesta es que sólo hacen falta veintitrés. En otras palabras, exactamente la mitad de las veces que se reunen veintitrés personas elegidas al azar, dos o más de ellas han nacido el mismo día.

La identidad de Euler escrita con dados, una bella composición entre matemáticas y azar [Fuente]

sábado, 30 de agosto de 2014

Imágenes de dominio público de la Biblioteca Británica y el Archivo General de la Nación

Hace un tiempo que no escribo entradas como estas, pero hoy voy a hacer la excepción. Se trata de la colección de imágenes de dominio publico que la Biblioteca Británica ha puesto online a través de Flickr. Se trata de más de un millón de imágenes extraídas de unos 65000 libros de los siglos XVII, XVIII y XIX. Dentro de la colección se pueden encontrar desde álbumes temáticos tales como Ciencia Ficción y Mapas, hasta miles de fotos sin clasificar.

Mapa del extremo sur de la Patagonia, del libro "The Gold Diggings of Cape Horn. A study of life in Tierra del Fuego and Patagonia". Nótese que en Chubut se identifican claramente "Port Madryn" y Chubut Colony".

Batalla de Salta, del libro "Historia de Belgrano y de la Independencia Argentina" (1887).

viernes, 22 de agosto de 2014

Un plano de Puerto Madryn y una foto problemática

Hace unas semanas se dio un intercambio de mensajes en el grupo de Facebook Madryn Olvidado, en donde se hablaba de las actividades desarrolladas en torno a la manzana 54, la "zona roja" del antiguo Madryn. A partir de esta conversación me vino a la mente una duda que tenía hace tiempo, acerca de si había algún plano de la ciudad, o al menos de su zona céntrica, en donde se pudiese identificar las manzanas por sus correspondientes números. Al consultar este tema en el grupo, mi tocayo Patricio Castillo Meisen me señaló que tiempo atrás se había subido un mapa que estaba basado en el plano urbano original, trazado por el ingeniero Allan Lea en 1906. Después de rebuscar un poco en el grupo encontré el dichoso mapa y descubrí que... ¡lo había subido yo mismo hace tres años! Bien, eso les da una idea del mi estado mental promedio. Pero, a pesar de haber hallado el mapa, la verdad es que no resultó de mucha ayuda. Como podrán apreciar en la siguiente imagen, se trata de una foto de un mapa, y si de algo carece es de foco:

Plano de Puerto Madryn extraído de un mapa de Chubut de la década de 1930, que se encuentra en el museo regional de Trevelin

domingo, 17 de agosto de 2014

La organización administrativa de Chubut a través de los años

Hace unos meses, cuando escribí el artículo sobre el valle de los Mártires, tuve la duda de cuando y cómo se había realizado la división administrativa de las provincias patagónicas. Desde el tratado de límites entre Argentina y Chile de 1881, hasta la provincialización de las primeras provincias patagónicas (1955), hubo varias décadas en las cuales la administración se realizó mediante la figura de los Territorios Nacionales, donde los gobiernos eran puestos "a dedo" desde Buenos Aires. Dentro de ese período, las provincias tomaron su forma actual y se organizaron internamente de la forma en las que siguen hoy en día. Pero bueno, para entender un poco más este proceso, voy a tratar de resumirlo en las sucesivas instancias o formas que fue tomando el mapa de la región, y de Chubut en particular.

1) Gobernación de la Patagonia
En el año 1881 se firmó un tratado de límites entre Argentina y Chile. Este tratado, a pesar de haber necesitado algunas enmiendas posteriores, como el arbitraje de la corona británica de 1902 y el recordado conflicto del Beagle, entre otros, no ha sido cuestionado por ninguna de las partes y dio lugar a la resolución pacífica de una extensa frontera. Adelantándose al tratado, el gobierno argentino ya había creado la Gobernación de la Patagonia tres años antes, a través de la ley Nº 954, del 11 de octubre de 1878. Su territorio se extendía desde el límite fijado por la ley N° 947, del mismo año, hasta el Cabo de Hornos:

1.° La línea del Río Negro desde su desembocadura en el Océano, remontando su corriente, hasta encontrar el grado 5.° de longitud occidental del meridiano de Buenos Aires.
2.° La del mencionado grado 5.° de longitud, en su prolongación Norte, hasta su intersección con el grado 35 de latitud.
3.° La del mencionado grado 35 de latitud, hasta su intersección con el grado 10 de longitud occidental de Buenos Aires.
4.° La del grado 10 de longitud occidental de Buenos Aires, en su prolongación sud, desde su intersección en el grado 35 de latitud, hasta la margen izquierda del río Colorado y desde allí, remontando la corriente de este río, hasta sus nacientes, y continuando por el río Barrancas, hasta la Cordillera de los Andes.
(Extraído de la Ley Nº 947 del año 1878 )

La capital de la Gobernación de la Patagonia fue Mercedes de Patagones (hoy Viedma). La ley estaba muy ligada al proyecto de la Conquista del Desierto del general Julio Argentino Roca, estableciendo que el Gobernador de la Patagonia dependiera del Ministerio de Guerra y Marina y no del Ministerio del Interior. Su duración temporal fue muy reducida, apenas unos seis años, en lo cuales se desempeñaron como gobernadores el Coronel Álvaro Barros y el General Lorenzo Vintter.

Gobernación de la Patagonia según un mapa de 1882.


2) División de la Patagonia en Territorios
Por la ley N° 1.532 del 16 de octubre de 1884, se crearon los Territorios Nacionales dividiendo la Gobernación de la Patagonia en los siguientes territorios nacionales: Río Negro, La Pampa, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Se puso fin a la unidad administrativa de la Patagonia argentina el 24 de noviembre de 1884 al asumir los nuevos gobernadores. Los flamantes territorios fueron a su vez divididos en departamentos. En el caso de Chubut, esta primigenia división se redujo a solo dos departamentos, Según lo establecido en un decreto del 5 de enero de 1885. Estos departamentos se denominaron como de la Capital y del Sur, y la frontera entre ambos estaba dada por el río Chubut. Considerando la escasa población estable que había al momento (había 3748 personas según el censo de 1895... y esto fue 10 años antes), esta división parecía más que suficiente.

Mapa de la gobernación de Chubut según el mapa de Paz Soldán editado en 1888. Nótese que el departamento del Sur aparece identificado mayormente como Tierra Inesplorada (sic).

sábado, 2 de agosto de 2014

28 de julio de 2014, Tuag at canmlwyddiant a hanner (Rumbo al sesquicentenario)

Es cierto, esta entrada debería haberla publicado el mismo 28 de julio, pero recién ahora tengo algo de tiempo para sentarme a escribir (mientras ignoro, de reojo, las cuatro decenas de correos por leer). El pasado lunes 28 de julio se celebró, como es costumbre, el aniversario de la llegada de los colonos galeses a las costas de Puerto Madryn. Hace 149 años, un grupo de 153 colonos galeses arribó a la Bahía Nueva, dando comienzo a la primera colonización exitosa, y pacífica, en la Patagonia. Como fruto de esta gesta surgieron la mayoría de las poblaciones del valle inferior del río Chubut y del noroeste de la provincia; y comenzó la ocupación efectiva del territorio por parte de la naciente República Argentina.

Como es costumbre, el 28 de julio es un día festivo en Puerto Madryn, y se realizan diversas actividades culturales para celebrarlo. Una de ellas es la recreación del desembarco en Punta Cuevas, en la cual se evoca el contacto entre las dos culturas (galeses y mapuches/tehuelches). El pasado lunes no acompañó al festejo porque llovía de a ratos, hacía frío, y como no podía ser de otra manera, el viento hizo acto de presencia. Por esta razón hubo que suspender la recreación del desembarco y la convocatoria de la gente fue bastante poca. Llegué bastante tarde al lugar de la ceremonia, casi convencido de habérmelo perdido, pero valió la pena. Representantes de ambos pueblos, unidos bajo el común denominador de la Argentina, recordaron la importancia del aniversario, con sus vestimentas, idiomas, y costumbres distintivas. Como para quitarle un poco de solemnidad a la ceremonia no faltaron algunas chanzas entre ambas colectividades, relativas a la carrera del barril, que este año tuvo que suspenderse por el mal clima.

El viento despliega con fuerza las tres banderas en Punta Cuevas. Al centro la bandera Argentina, rodeada por las banderas del país de Gales (izquierda) y de las comunidades mapuche/tehuelches (derecha).

sábado, 26 de julio de 2014

4 años, 200 artículos, y algunas reflexiones

Casi sin quererlo, Bahía Sin Fondo cumplió cuatro años en el ciberespacio, o la blogósfera, como más les guste. Cuando empecé tenía mis dudas acerca de si iba a poder darle la continuidad que se merecía. Internet está plagada de webs y blogs muertos, algunos de los cuales no pasaron de su etapa embrionaria y otros que se desarrollaron y un día dejaron de crecer y quedaron estáticos. Algunos de mis blogs favoritos, que me llevaron a preguntarme si valía la pena, y si podía, escribir un blog, están hoy muertos. Pero bueno, acá estoy todavía, alimentando este hobby al que me gustaría dedicarle más tiempo, y con ganas de seguir aportando pequeñas perlitas y curiosidades.

Nube de tags de las últimas 10 entradas [creado con Tagul.com]

A modo de balance, y aprovechando que para este aniversario he superado la barrera simbólica de los 200 artículos, he decidido hacer un muy breve resumen de algunos números que caracterizan al blog. Doscientos  artículos en 4 años son unos 50 por año, o sea, casi uno por semana. Sin embargo, desde mediados del año pasado tengo un ritmo mucho más bajo (31 artículos en 2013 contra 52 y 66 en los dos años anteriores). A mi favor puedo decir que las notas han ganado en calidad y extensión. Pero bueno, vayamos al balance del que les hablé:

domingo, 20 de julio de 2014

Viendo la Primera Guerra Mundial a través de los billetes y monedas


Desde el mes pasado, y hasta fines del 2018, vamos a vivir una serie de centenarios relacionados con la Primera Guerra Mundial. No me voy a detener mucho hablando sobre la guerra en sí, porque esta nota es un lugar muy pequeño para ello. Como toda guerra, fue una gran tragedia, y en particular, fue la más grande que vivió la Humanidad hasta ese entonces. por supuesto, ninguna lección se aprendió de ella, porque poco más de dos décadas después el mundo se lanzó a otra guerra de proporciones más grandes y devastadoras. En su momento fue llamada "la guerra para acabar con todas las guerras", cosa que a la luz de la historia es una completa mentira. También ha sido considerada la última guerra del siglo XIX, ya que en parte se peleó como en ese siglo, pero con nuevas armas más letales.

Anverso del billete de 5 marcos alemanes (Fünf Mark) del 01/08/1917. Número de catalogo Krause #56a.

Reverso del billete de 5 marcos alemanes (Fünf Mark) del 01/08/1917. Número de catalogo Krause #56a.

lunes, 14 de julio de 2014

Más códigos sin descifrar y un misterio personal

Mientras escribía la entrada anterior sobre El castillo de las estrellas y el manuscrito Voynich, me encontré con varias referencias a otros textos que aún no han sido descrifrados, pero que no tienen tanta publicidad como el Voynich. A eso se le suman otras sobre códigos sin descrifrar que tengo anotadas en un archivo de texto hace rato. Como cereza del postre tengo en mis manos un enigmático texto para compartir sobre el que no sé nada. Pero primero lo primero, vayamos por partes y veamos que textos permanecen aún ocultos tras una cortina criptográfica.

Códex Seraphinianus
Si el Voynich es raro, el Códex Seraphinianus lo es diez veces más, aunque a diferencia del primero, al menos se conoce su autor y fecha de elaboración. Se trata de un libro escrito e ilustrado por el arquitecto, diseñador y artista italiano Luigi Serafini, entre los años 1976 y 1978. El libro, o Códex, tiene 360 páginas y está organizado en once capítulos, agrupados en dos secciones. La primera sección parece describir el mundo natural: flora, fauna y física. La segunda parece referirse a los diversos aspectos de la vida humana: historia, ropa, arquitectura, etc. Todas sus páginas están decoradas con complejos dibujos surrealistas y escritos con un alfabeto desconocido, de letras redondeadas y con vagas reminiscencias a la escritura latina. La obra completa parece una rara mezcla del Voynich, el surrealismo, y las pinturas de El Bosco. El idioma en el que está escrito el libro es indescifrable, y ha resistido el análisis de diversos investigadores independientes. Sin embargo, en una charla realizada en la Sociedad de Bibliófilos de la Universidad de Oxford, en mayo de 2009, Serafini declaró que no hay significado oculto detrás de la escritura del Códex. Según él, su única intención era transmitir al lector la misma sensación que tienen los niños al sentarse en frente de un libro que todavía no pueden entender, a pesar de que ven que su escritura tiene sentido para los adultos. Si esto es cierto, este libro se trataría de un misterio que nunca será solucionado.

Páginas 180-181 del Códex Seraphinianus. Se puede descargar el libro completo desde diversos sitios [Sitio1, Sitio2]

sábado, 5 de julio de 2014

El castillo de las estrellas, una amena introducción al fascinante manuscrito Voynich

Hace un par de semanas terminé de leer "El castillo de las estrellas", una entretenida novela escrita por el astrofísico español Enrique Joven. La tenía en mente desde que leí una reseña muy buena en Tecnología Obsoleta hace varios años. No la podía conseguir en papel en Argentina, y traerla desde España la encarecía mucho. Hace un par de meses la vi en oferta en Casa del libro, en formato electrónico, y me saqué las ganas. La novela trata, con rigor histórico y científico, la relación entre grandes astrónomos, como Tycho Brahe y Johannes Kepler, con un misterioso libro conocido en la actualidad como el Manuscrito Voynich. La historia se desarrolla en el presente y se relata desde el punto de vista de un jesuita que está tras las pistas de dicho manuscrito. Él, junto a otros dos compañeros, un astrónomo inglés y una misteriosas joven mexicana, van a recorrer distintos lugares de España e Italia en busca de las pistas que dejaron antiguos miembros de la orden jesuita acerca de la clave para descrifrar el libro. Paralelamente, se van contando las vidas de Brahe y Kepler, y de otros personajes históricos del siglo XVI.



La novela, como dije al principio, es entretenida, y además rigurosa. Quizás si tuviese que hacer una crítica, por mínima que sea, sería que, al igual que muchas otras novelas basadas en misterios históricos (Dan Brown y cía.), los personajes de la historia tienen una facilidad y una suerte para dar con las pistas (sumado a que toman aviones y trenes que siempre se ajustan a su tiempos) que a mi gusto le quitan un poco de realismo. Pero bueno, es ficción, si no fuese así sería un informe o ensayo. Pero bueno, a lo que quiero enfocarme ahora es al misterioso libro que articula toda la novela: el manuscrito Voynich.

Un fragmento del folio 58r del manuscrito Voynich.

martes, 1 de julio de 2014

Buscando mapas viejos de la Patagonia (y muchos otros lados)

Bueno, después de postergarlo muchas veces, he decidido encarar la continuación del artículo sobre los mapas antiguos de la Patagonia. En todo este tiempo he ido recolectando fuentes dispersas, algunas de las cuales anexé a la nota anterior del 2012. Otras me han quedado apuntadas en un archivo de texto, por lo que me he propuesto hacer un poco de orden y limpieza y pasarlas en limpio en el blog. Sin más demoras, allá vamos:

- La biblioteca del congreso de los Estados Unidos
Buscando al tuntún en la web, llegué al portal de la biblioteca del congreso de Estados Unidos, en donde hay una interesante colección de mapas que incluye, entre otros, a la Patagonia. Allí están el mapa de navegación de las corbetas Descubierta y Atrevida sobre la costa Patagónica (1789), el de la travesía de Francisco de Orosco (1754), y el mapa de América por Diego Gutiérrez (1562). Sin embargo, uno de los que me pareció más interesante fue el Atlas del plano catastral de la República Argentina, de Carlos de Chapeaurouge (1901). Se puede acceder a los mapas en detalle de toda Argentina, y en particular a la zona Patagónica, incluyendo las islas Malvinas y Chile.

El mapa de América por Diego Gutiérrez (1562) [Fuente: Wikimedia Commons].

Mapa perteneciente al atlas del plano catastral de la República Argentina, de Carlos de Chapeaurouge (1901) [Fuente: Biblioteca del congreso de Estados Unidos].

lunes, 16 de junio de 2014

Operativo Comodoro Rivadavia (1959)

Después de más de un año voy a retomar un tema sobre el que había prometido al menos dos entradas adicionales. Se trata de la serie de avistajes y persecuciones de submarinos intrusos en las costas patagónicas entre 1958 y 1960, también conocidos como "los submarinos de Frondizi", cuyas historias siguen envueltas en misterio. El objeto de estas notas no es develar dicho misterio, a fin de cuentas no tengo acceso a ningún material clasificado ni inédito, pero sí tratar de repasar los hechos tal como sucedieron.

Mapa publicado por el diario La Prensa del miércoles 21/10/1959 con algunas de las posiciones donde se avistó el submarino [Fuente: Biblioteca del Congreso de la Nación]


Todo comenzó la noche del lunes 19 de octubre de 1959, frente a las costas de Comodoro Rivadavia. La fragata Heroína navegaba por el golfo San Jorge cuando, a las 22:17 hs., detecta por medio del sonar la presencia de un submarino no identificado en las coordenadas 45°54' Sur y 67°27' Oeste. Lo sigue y pierde contacto a las 23:40 hs. frente a Punta Delgada (mapa), unos 12 kilómetros al sur de Comodoro Rivadavia. Cerca de la medianoche retoma el contacto y confirma la presencia del submarino con el avistaje de una torreta a unos 1000 metros de la fragata. Desde la Heroína se abre fuego de artillería, pero la nave se sumerge y evade el ataque. A la 01:46 hs. del día 20 de octubre vuelve a detectar al submarino y lo ataca con erizos (un tipo de arma antisubmarina) y cargas de profundidad. Luego del ataque se pierde contacto con el sumergible a las 01:55 hs.

Esquema de ataque a un submarino publicado por el diario La Prensa del miércoles 21/10/1959 [Fuente: Biblioteca del Congreso de la Nación]


sábado, 31 de mayo de 2014

Visto y Leído: Noticias tecnológicas argentinas

La vorágine de noticias cotidianas está cargada de cosas negativas, aunque si nos esforzamos y leemos esas noticias breves que aparecen siempre al margen o tapadas por otros titulares, nos podemos encontrar con muchas noticias positivas. Esto no anula lo primero, hay noticias negativas porque suceden cosas negativas, y no se trata de una sensación, es una realidad. Pero, tampoco seamos ingenuos, hay una tendencia a exacerbar este tipo de noticias en detrimento de las otras. Por eso hoy quiero compartir, en forma muy resumida, un puñado de noticias sobre ciencia y tecnología que son positivas y que vale la pena leer.


Nanosatélites nacionales: el BugSat-1
La empresa argentina Satellogic informó que el BugSat-1 (también conocido como Tita, por Tita Merello), fue enviado el pasado lunes 19 de mayo a la base de lanzamiento en Rusia, donde será puesto en órbita el día 19 de Junio. El BugSat-1 es parte de una demostración tecnológica de una plataforma de pequeños satélites de observación de la tierra que Satellogic planea poner en órbita para brindar un servicio comercial a nivel global. Tiene una masa de 25kg, cuenta con tres antenas, una cámara de video para la toma de imágenes, un receptor GPS, una radio UHF (para la comunidad de radioaficionados) y una radio en Banda-C.

BugSat-1, o Tita, como más les guste, es el tercer satélite que construye la empresa Satellogic. Anteriormente construyó los satélites Capitán Beto (CubeBug-1) y Manolito (CubeBug-2), que actualmente se encuentran en órbita y funcionando. Satellogic fue creada por Emiliano Kargieman, principal desarrollador del grupo y a su vez presidente de la empresa. Kargieman estudió Matemáticas en la UBA y trabajó un tiempo en la base de la NASA estadounidense de Aims, en California, donde le dio forma a la idea de fabricar nanosatélites. En 2010 regresó a Argentina y junto con su colega Gerardo Richarte le presentaron el proyecto de los nanosatélites a Invap, donde recibieron el apoyo para crear la incubadora que luego se convirtió en Satellogic.

El BugSat-1 (Tita) [Fuente: Gunter's Space Page]

lunes, 26 de mayo de 2014

El auto eléctrico de Nikola Tesla

Cada cierto tiempo la Historia (con mayúsculas) nos sorprende con algún personaje singular que parece de otra época. Personas con capacidades excepcionales que revolucionan su entorno y que muchas veces son incomprendidas. Su vida y obra es recordada y amplificada por las siguientes generaciones, que de a poco los van convirtiendo de humanos excepcionales en semidioses. Como ejemplo podría citar a Arquímedes, Da Vinci, Einstein, y Mozart (NO, Maradona no está incluido). Por supuesto, otro de estos personajes es el que se menciona en el título, Nikola Tesla, el inventor de la corriente alterna. A Tesla se le atribuyen varias decenas de inventos de todo tipo, muchos de ellos inverosímiles e incomprobables, entre los que se encuentra el auto eléctrico.

Hace unos meses leí un artículo en la revista Ingeniería Eléctrica (N°274, Marzo 2013), en donde se habla del "Misterioso auto eléctrico sin batería de Nikola Tesla". En la nota se menciona que en 1931 Tesla había probado un prototipo de auto eléctrico empleando la carrocería de un Pierce Arrow, y reemplazado el motor de combustión interna por un motor eléctrico de inducción de 57 kW alimentado por una misteriosa caja de unos 60x30x15 centímetros. Al parecer la caja contenía una docena de válvulas de vacío y su correspondiente parafernalia de cables, capacitores, y resistencias; y estaba unida a una antena de 1,8 metros. La fuente de esta información era un supuesto sobrino de Tesla, llamado Peter Savo, quien decía haber manejado el auto en la ciudad de Buffalo. Esto se lo contó a un periodista, llamado Derek Ahler, quien fue el que divulgó la noticia. En su testimonio, Savo cuenta que el día de la prueba, su tío (Tesla) colocó la misteriosa caja, que había montado en un cuarto del hotel, en el asiento del acompañante, la conectó al motor y realizó algunos ajustes. Savo condujo el vehículo a lo largo de 80 km, a través de la ciudad de Buffalo y los campos circundantes, con velocidades de hasta 140 km/h. Tesla y Savo se quedaron probando el auto en Buffalo durante 8 días. El último día salieron de la ciudad y viajaron unos 20 km por el campo hasta llegar a un lugar determinado, que Tesla conocía, donde había un granero. Dejaron el Pierce Arrow en el granero, sacaron la caja misteriosa, y se fueron.

Un Pierce Arrow sedán de 1931, similar al de la historia de Tesla [Fuente: Serious Wheels].

viernes, 16 de mayo de 2014

El Valle de los Mártires (Chubut)

Por alguna razón, de todo el tiempo que pasé en la escuela primaria recuerdo con mayor detalle y cariño mi paso por 4º grado (1984). No es que el resto de los grados no haya sido interesante o bueno, pero de alguna manera recuerdo más situaciones relacionadas con 4º que con cualquier otro (está bien, es algo cualitativo, no podría cuantificarlo en forma exacta). Mi maestra era Delia García, y dentro del programa temático de la escuela primaria, en 4º se veía todo lo relativo a la provincia de Chubut (luego en 5º seguíamos por el país, en 6º por el continente americano, y en 7º era el resto del mundo). Allí fue donde aprendí las primeras cosas sobre la historia de mi provincia, de los pueblos indígenas, los primeros intentos fallidos de colonización, la llegada de los galeses, etc. Hay una de esas historias, que casi juraría que recuerdo hasta la hoja escrita a máquina de donde estudiaba, es la del caballo Malacara y el Valle de los Mártires, que hoy quiero recordar en estas líneas.

El monumento que señala el lugar de la tragedia se encuentra en el medio de la meseta y su apariencia es austera: un obelisco blanco con una leyenda en galés, y unas placas conmemorativas en la base, todo cercado por un muro bajo de ladrillo (Enero 2014)

La historia tiene un protagonista principal: John Evans. Él tenía 3 años cuando partió de Gales y llegó a las costas de la Patagonia en 1865, a bordo del velero Mimosa. Su niñez y juventud las pasó en la colonia galesa del valle del río Chubut. Su personalidad emprendedora lo llevó a conocer la inmensidad de la meseta patagónica, lo que le dio un conocimiento de la geografía de la región que lo llevaría a ser apodado "El Baqueano". De los tehuelches aprendió muchas cosas, y entre ellas, que allá lejos en el oeste había montañas, grandes pastizales y oro.

Mapa de los emplazamientos galeses en la provincia de Chubut [Fuente: Andes Celtig]

domingo, 4 de mayo de 2014

Dónde enterré a Fabiana Orquera

Creo que ya lo he dicho en otras oportunidades, pero me temo que voy a repetirlo (soy muy terco). No soy un especialista en libros, ni soy crítico de libros, pero de tanto en tanto me gusta dar mi opinión sobre algunos de los libros que leo. Por un lado lo hago como una especie de resumen o cierre del proceso de lectura, pero también para que pueda servir de referencia a otros futuros lectores. Así fue como a través de otro blog llegué a descubrir la novela Bestias Afuera, que me gustó mucho y que posiblemente no hubiese ni considerado de no haber leído una reseña de confianza. El libro al que hoy me refiero también tiene una particularidad adicional. Hace unos días, me contactó Cristian Perfumo, un informático oriundo de Puerto Deseado que se ha metido en el mundo de la escritura. Me preguntó, muy cordialmente, si yo podía leer su nueva novela para escribir una reseña en mi blog. Este pedido me sorprendió gratamente, ya que no suelo recibir solicitudes de este tipo, por lo que decidí aceptar. En primer lugar estuve leyendo un poco sobre la vida del autor, con quien comparto algunas singulares coincidencias: nacido y criado en el sur (él en Deseado, yo en Madryn), fue a la universidad en Comodoro Rivadavia (él informático, yo ingeniero), vivió en España (él en Barcelona, yo en Alcalá de Henares). En cuanto a la temática de sus dos novelas, ambas me parecieron muy interesantes. La entrada de hoy está dedicada a la segunda de ellas, titulada "Dónde enterré a Fabiana Orquera"


Sinopsis
Verano de 1983: En una casa de campo de la Patagonia, a quince kilómetros del vecino más próximo, uno de los candidatos a intendente de Puerto Deseado despierta tirado en el suelo. No tiene ni un rasguño, pero su pecho está empapado en sangre y junto a él hay un cuchillo. Desesperado, se levanta y busca a su amante por toda la casa. Viajaron allí para pasar un fin de semana juntos sin tener que esconderse de los ojos del pueblo. Todavía no sabe que ya nunca volverá a verla. Ni que la sangre que le moja el pecho tampoco es de ella.

Hoy: Nahuel ha pasado casi todos los veranos de su vida en esa casa. Por casualidad, un día encuentra una vieja carta cuyo autor anónimo confiesa haber matado a la amante del candidato. El asesino deja planteada una serie de enigmas que, de ser resueltos, prometen revelar su identidad y la ubicación del cuerpo. Entusiasmado, Nahuel comienza a descifrar las pistas pero pronto descubre que, incluso después de treinta años, hay quienes prefieren que nunca se sepa la verdad sobre uno de los misterios más intrincados de aquella inhóspita parte del mundo.
¿Qué pasó con Fabiana Orquera?

martes, 29 de abril de 2014

La manzana de mis recuerdos desde Google Earth

Hace un par de días estuve probando la herramienta que maneja la línea de tiempo en Google Earth (sí, ya sé, todo el mundo la conocía... menos yo). Es una funcionalidad más que interesante, aunque cuando se la emplea en lugares con baja densidad poblacional, como la Patagonia, hay pocas fechas disponibles. Pero bueno, al menos son imágenes libres y accesibles para todos, y tienen una buena resolución (a diferencia de las del Landsat que mostré hace un año). Lo primero que se me ocurrió fue mirar la manzana donde pasé toda mi niñez, donde estaba mi casa y la de mis abuelos... y se me piantó un lagrimón. En ambas casas hubo un cambio drástico. De hecho, la casa que era de mis abuelos fue demolida. Esto es algo que ya lo vi personalmente, pero ahora que puedo comparar al mismo tiempo ambas imágenes y los cambios que sucedieron en una década, me da lástima, y también un poco de bronca.

Manzana comprendida entre las calles Belgrano, 9 de Julio, Gobernador Maiz, y Alver (Puerto Madryn), tal como figura en Google Earth, el día 15/octubre/2002.


La misma manzana vista en Google Earth, el día 29/marzo/2012. El contraste es notorio, la casa de mis abuelos fue demolida y la de mis padres fue modificada completamente. Como nota de color he resaltado un "agujero" en la esquina de Alvear y 9 de Julio, que estimo es un error de Google o del satélite (¿o serán los aliens?).

lunes, 21 de abril de 2014

Las fantásticas grabaciones del Dr. Lirpa

Esta es una de esas entradas que pretende ser breve, construida a partir de una nota curiosa que encontré, como no, por azar. Se trata de una noticia que aparece de una de las páginas interiores del semanario Golfo Nuevo, del sábado 16 de agosto de 1941.

Semanario Golfo Nuevo, sábado 16 de agosto de 1941

Un curioso disco que tiene alrededor de tres mil años
"Un hombre de ciencia alemán, el profesor Lirpa, acaba de hacer un descubrimiento sensacional. Como se sabe, la ciencia ignora como hablaban los antiguos egipcios. Se conocía su lenguaje y su escritura de jeroglíficos, que ha sido plenamente descifrada por los egiptólogos. Pero en cuanto a la fonética, la conformación auditiva de las palabras, no se la conocía. Lirpa ahora la ha reconstruido. Reparó que en muchos antiguos vasos egipcios cuyos ornamentos muestran a alfareros trabajando, se advertían a la altura de los labios de las figuras jeroglíficos determinados. La frecuencia de esa observación le indujo a creer que los alfareros del Nilo se dedicaban durante su trabajo, un tanto monótono, a pasar el rato cantando. Y dio en la ocurrencia de que de ese canto algo debía quedar en los vasos que fabricaban, pues alisaban a éstos, mientras giraban, con delgadas varitas de madera. Se procuró media docena de recipientes hechos según ese sistema y los aplicó a un complicado aparato de grabación de discos. Con lo que, en uno de los casos, obtuvo el milagro de reproducir una voz muerta desde hace 3.000 años. El delgado palillo había registrado, en efecto, en la arcilla del vaso toda una canción, grabación por supuesto muy primitiva pero que permite formarse una idea bastante completa del sonido que tenía el antiguo idioma egipcio. Vale decir que un obscuro alfarero egipcio, inventó involuntariamente la grabación gramofónica, al transmitir inconscientemente las vibraciones de su voz a la arcilla por conducto del palillo."

jueves, 10 de abril de 2014

Día del investigador científico: Algunas reflexiones que aún siguen vigentes

Hoy se celebra el día del investigador científico en Argentina. La fecha conmemora el natalicio del Dr. Bernardo Houssay (10 de Abril de 1887), fundador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), y primer científico latinoamericano en ser galardonado con el Premio Nobel de Medicina en 1947 por sus descubrimientos en la glándula hipófisis en relación a la regulación de los hidratos de carbono. En ocasiones anteriores recordé este día con algunas reflexiones personales [Ref1 y Ref2], pero en este caso, voy a compartir algunas frases y pensamientos de científicos argentinos notables que extraje del libro "Una gloria silenciosa", de Miguel De Asua, que creo que ilustran con mucha claridad la realidad de la ciencia, en especial en Argentina.

Estampilla que homenajea a Houssay (1976) [Fuente: Colnect]

"Es equivocada la idea de que los grandes descubrimientos realizados en los laboratorios donde reinaba la miseria se debieron a ésta; todos los que los hicieron en condiciones precarias se lamentaron de los años y esfuerzos perdidos estérilmente [...]. Es igualmente falsa la creencia de que bastan los recursos y los laboratorios o los sueldos para tener ciencia. Ésta depende de hombres selectos, no de edificios suntuosos. Para tener hombres de ciencia hay que formarlos y cultivarlos durante años, solícita y cuidadosamente, como se hace con las plantas más delicadas". Bernardo Houssay

miércoles, 2 de abril de 2014

Malvinas, desde el banco de la escuela

El altillo de la casa de mi madre es una auténtica cápsula del tiempo. Siempre que puedo revuelvo un poco y recupero, o descubro, alguna cosa relacionada con mi niñez o con la historia de mi familia. Así fue como en mi última visita me topé con una sorpresa inesperada: un cuaderno mio de segundo grado de la escuela primaria (año 1982, Escuela Nº84 Manuel Belgrano, Puerto Madryn). Lo estuve hojeando un poco, redescubriéndome en aquellas oraciones y números con caligrafía infantil, y encontré algunas cosas alusivas a la fecha que quiero compartir. El 2 de Abril de aquel año, un grupo de trasnochados militares pusieron en marcha la recuperación de las islas Malvinas por la fuerza. Como ya he apuntado en más de una entrada previa, la Junta Militar bastardeó una causa legítima y nacional para tratar de sobrevivir a la ola de descontento social. Lamentablemente todos sabemos como terminó la cosa, y si bien el reclamo de soberanía es hoy tan válido como en 1982 y 1833, la guerra nos dejó mal parados (y con 903 muertos innecesarios, entre argentinos y británicos). Pero bueno, volviendo al cuaderno, en sus páginas encontré algunas alusiones a las Malvinas que paso a compartir con ustedes.

Página de mi cuaderno de 2º grado, del día 16 de Abril de 1982.

Me llamó la atención que la primer clase alusiva al tema Malvinas se haya dado el 16 de abril y no antes. Para esas fechas Gran Bretaña ya había ampliado la zona de exclusión a unas 200 millas en torno a Malvinas, y la flota estaba zarpando de la isla Ascensión en dirección al Atlántico sur.
Recuerdo algunas cosas dispersas de aquellos días, como los diarios y revistas con titulares del tipo "¡Vamos ganando!" o grandes figuras con siluetas de barcos y aviones tachados que indicaban el progreso de las acciones bélicas. Recuerdo algunas indicaciones dadas en el colegio sobre como proceder en caso de un posible bombardeo inglés, y también los simulacros al respecto.

sábado, 15 de marzo de 2014

Bestias afuera

Hace unas semanas leí una nota de opinión en el blog "El lugar de lo fantástico" que despertó mi interés en este libro. Se trata de Bestias afuera, la novela de Fabián Martínez Siccardi, ganadora del premio Clarín de novela 2013. La novela relata la historia de un joven agrónomo viaja a una estancia en la Patagonia para realizar un relevamiento de plagas. Lo acompaña su perro Atila, con el que tiene un vínculo más estrecho que con cualquier humano. En la soledad del valle lo esperan el dueño de casa, un hombre mayor afectado por una enfermedad degenerativa, y una mujer huraña y misteriosa que lo cuida, con su pequeño hijo. La inquietud va creciendo a poco de llegar: el aislamiento es extremo; la naturaleza, hostil; los animales que acechan en la región han hecho desaparecer el ganado; una presencia oscura y siniestra hace sentir su influencia en el lugar.

Es una novela corta (122 páginas), a mi juicio es más un relato o cuento largo que una novela. La historia es atrapante, lo sumerge a uno en ese rincón alejado del mundo, en algún lugar de la Patagonia. El autor logra crear una un clima constante de amenaza indefinida, con una buena dosis de suspenso y misterio. Bestias afuera indaga en las fuerzas primitivas y las pasiones incontrolables que a todos nos habitan.


"Ninguna advertencia podía prepararme para la magnitud del aislamiento, para la ruptura que la soledad del paisaje marcaba con lo que iba quedando atrás, y menos aun para lo que sobrevendría después. Atila y yo íbamos camino a La Guillermina, un antiguo casco de estancia en un valle de altura, separado por sierras escarpadas de un pueblo tan insignificante que, a los pocos minutos de haberlo dejado, se había desdibujado en mi mente." (Bestias afuera)

Como puntos flojos podría citar el final, que no me agradó demasiado, y además es una pena que el autor no haya ahondado en algunas de las historias paralelas, como el recuerdo del abuelo que persigue al protagonista durante su permanencia en la estancia, y algunos otros detalles de su vida que llaman la atención (en una parte el protagonista dice que no conoció a su padre, pero nunca dice porque). Por eso es que creo que se trata más de un relato largo a una novela corta, ya que la historia está bien concentrada y tratada, pero no da lugar a otros relatos secundarios. De todas formas, esto último es un asunto menor que no le quita interés ni calidad a la novela.

En resumen, un libro muy recomendable, a mitad de camino entre el relato de fantasmas y un thriller psicológico, que invita a leerlo de un tirón, o en un par de noches, como fue mi caso. Ahora sí, los dejo y nos vemos en la próxima entrada.

sábado, 1 de marzo de 2014

Cuando Alemania anexionó la Patagonia, y otras historias igualmente difíciles de creer

En estos tiempos tan mediáticos se ha vuelto moneda corriente dudar sobre las fuentes de información (y a buena hora). En el pasado eso era diferente, y se daba más crédito a las noticias que circulaban por los medios, ante la imposibilidad de contrastarlos con nuestro conocimiento directo de la realidad. Si le ocurría algo a mi vecino, podía comprobar la información de los medios con lo que veía o averiguaba por mi cuenta, pero si ocurría algo en Turkmenistán, difícilmente podía verificarlo de primera mano. Bueno, eso es ahora un poco diferente gracias a la irrupción de Internet, las redes sociales, etc., que nos permiten contrastar las informaciones proporcionadas por diferentes canales informativos.

¿A que viene toda esta reflexión? Bueno, a eso vamos. Estuve probando el buscador Elephind, que trabaja sobre varias bases de datos de periódicos antiguos, y me encontré sin querer, con esa casualidad que caracteriza a este blog, con una breve noticia que paso a compartir. Se trata de una supuesta anexión de la Patagonia por parte de Alemania, en agosto de 1886:

Breve nota, o telegrama, del South Australian Register del 23 de agosto de 1886, donde se menciona la anexión de gran parte de la Patagonia por parte de Alemania.

Algunos recortes de diversos periódicos de Australia y EEUU donde se repite una y otra vez el mismo telegrama que advierte sobre la anexión de gran parte de la Patagonia por parte del imperio Alemán.

sábado, 15 de febrero de 2014

Algunas actualizaciones, y otras cosas más

Estos últimos días no he retomado ninguno de mis escritos, pero me puse al día con alguna pequeñas actualizaciones en artículos ya publicados. Tengo la costumbre de agregar notas con actualizaciones cuando encuentro algún material nuevo que puede ser de interés, pero que no amerita la escritura de una entrada nueva. Por ejemplo, está el caso del artículo que escribí sobre las bases de datos con mapas antiguos de la Patagonia, a la cual le he anexado varios enlaces nuevos a posteriori. Pues bien, en estos últimos días aproveché a actualizar algunos otros, que paso a enumerar a continuación:

- Las invasiones que nunca existieron durante la Segunda Guerra Mundial (parte 2)
Encontré un par de referencias adicionales que amplían el tema de los supuestos planes de invasión que se idearon durante la Segunda Guerra Mundial. Además, gracias a este artículo, tuve la suerte de ser citado por el blog de John Ptak, algo que ha sido un muy grato reconocimiento para mí.

- Atlantropa: El arquitecto que quiso drenar el Mediterráneo
Otro tema que se amplió de manera inesperada, cuando encontré una referencia en una vieja revista norteamericana de la década del '30. Los proyectos megamonumentales de ganar tierra al mar no solo se limitaron al Mediterráneo, sino también al mar del Norte.

- La goleta Lolita no pudo entrar a la caleta
Una de las satisfacciones que trae escribir en este blog es intercambiar impresiones, comentarios, y/o material con las personas que lo visitan. En el tiempo que llevo con esto he recibido muchos aportes de lectores, tanto ocasionales como constantes, lo cual me ha ayudado a enriquecerlo más. Hace un tiempo recibí un comentario de un lector que decía tener una pieza de la goleta Lolita, y que también tenía fotos del naufragio tomadas en la década del setenta, cuando se podía bajar a la playa libremente. Lo interesante fue que este lector, Marcelo, se comunicó conmigo hace unos días para pasarme las fotos de las que me habló. Para mi fue un gran gesto, ya que me permite enriquecer un poco más el blog. Por eso quiero darle las gracias también por este medio, y bueno, he incorporado algunas fotos más al artículo en cuestión.


Aparte de las actualizaciones, ayer terminé de leer un fantástico pero injustamente relegado libro (relegado por mí). Se trata de "Barridos por el viento", de Roberto Hosne. Por diversas cuestiones fue un libro que leí en forma fragmentada, un capítulo un mes, otro dos meses después, y así, pero que merece una lectura de corrido y muy atenta. Roberto Hosne logra reunir un gran compendio de historias patagónicas, algunas que me resultaron completamente desconocidas (me dio un par de ideas para futuros artículos del blog), y con una redacción muy ágil y amena. Es ideal para los que quieren introducirse en las fascinante historia de la región, o para los que, como yo, quieran leer un compendio bastante completo de la misma.


Antes de despedirme, aprovecho la ocasión para contarles que me invitaron a participar de los Premios 20 blogs, del portal 20minutos.es, así que quería pedirles, si no es mucha molestia (o si les apetece, como dirían los españoles), un voto y/o un comentario para seguir adelante. Muchas gracias por adelantado.


viernes, 7 de febrero de 2014

Malas noticias para el Ferrocarril Central del Chubut en el otoño de 1935

Uno de mis temas favoritos es el ferrocarril, y en particular me interesa mucho todo lo relacionado con los trenes patagónicos. Como ya lo comenté en otras entradas (ver [1] [2] [3] [4]), a finales del siglo XIX y principios del XX había un proyecto y una idea de unir la Patagonia con líneas férreas. Esto era, en gran medida, producto de la Ley de Fomento de los Territorios Nacionales impulsada por Ezequiel Ramos Mexia. En la práctica la mayor parte de estas líneas quedaron truncas, y apenas pudieron subsistir, de mala manera, los ramales Puerto Madryn - Las Plumas, Comodoro Rivadavia - Sarmiento y Puerto Deseado - Las Heras, hasta la segunda mitad del siglo XX. Sobre este último hay una periódica aparición de noticias donde se habla de reactivarlo y extenderlo hasta la frontera con Chile, pero hasta ahora no he podido confirmar si hay algo en concreto.

Volviendo a lo histórico, me remito al, a estas alturas, mítico semanario Golfo Nuevo. Allí encontré algunas noticias y solicitadas del año 1935 que bien vale la pena analizar y compartir.

En el ejemplar del 23 de marzo de 1935, bajo el título "Línea Puerto Madryn - 16 de Octubre", el semanario declara que el tramo de Las Plumas a Paso de Indios sufre una nueva e indefinida postergación y que la situación sigue igual que en 1924, para terminar con una inquietante pregunta: "¿Hasta cuando esperamos?"

Portada del semanario Golfo Nuevo, del día 23 de marzo de 1935 [Gentileza
Biblioteca Municipal y Popular Domingo F. Sarmiento, y Patricio Castillo Meisen, quien me consiguió una imagen en buen estado].

martes, 21 de enero de 2014

La estatura de los aborígenes patagónicos


La Patagonia, durante siglos, estuvo envuelta en un aura de misterio, donde se mezclaban leyenda y realidad. Los exploradores que llegaban a sus costas describieron un mundo fantástico, una Terra Ignota llena de prodigios y monstruosidades. Una de las cosas que más llamó la atención, y provocó desconcierto entre los diferentes exploradores, fue la asombrosa estatura de los primitivos habitantes de la Patagonia, los denominados Patagones. Hago una aclaración al respecto: La clasificación de las etnias patagónicas es muy compleja, y el vocablo Patagones es un poco vago al respecto, por lo que en todo momento me voy a referir como Patagones a los primitivos pobladores de la Patagonia con los que tuvieron contacto los exploradores europeos. Hecha la aclaración, sigo con el tema que me llevó a escribir esta entrada.

En el libro de Federico Lacroix, Historia de la Patagonia, Tierra del Fuego, é Islas Malvinas (1841) [Ref1, Ref2], encontré un breve recuento de impresiones de diversos viajeros y exploradores que quiero compartir. Por supuesto, como es costumbre. al tratar de averiguar un poco más sobre los diferentes personajes de este listado, me encontré con insospechadas bifurcaciones, así que trataré de hacer un esfuerzo por no desviarme.

Patagón del Sud (del libro de Lacroix).