sábado, 23 de marzo de 2013

Operación Golfo Nuevo (1958)

Este es uno de los tantos temas que tengo en carpeta hace varios meses. Por uno u otro motivo no encontré el tiempo hasta ahora para tratarlo, pero, si no surge nada que me obligue a dejarlo, voy a continuar en al menos dos entradas más. Los submarinos intrusos en las costas del Golfo Nuevo, en 1958 y 1960, y en el Golfo San Jorge, en 1959, me han intrigado desde hace mucho, desde que me contaron la historia durante mi niñez. Su historia sigue rodeada de un aura de misterio, con demasiadas hipótesis para explicarlo. No pretenderé desvelar el misterio aquí, pero al menos trataré de repasar los hechos y las conjeturas tejidas a su entorno.

Todo comenzó el miércoles 21 de mayo de 1958, unos kilómetros al noroeste de Bahía Cracker. Parte de la flota argentina se encontraba en las inmediaciones del Golfo Nuevo, realizando maniobras. Los cruceros General Belgrano, 9 de Julio y La Argentina se hallaban fuera del golfo, mientras que los destructores Buenos Aires, Entre Ríos, Misiones y Santa Cruz, estaban en el golfo. Además, también estaban el buque taller Ing. Iribas y los remolcadores Sanavirón y Charrúa, además de algunos aviones de la Marina.

Mapa de la zona publicado por el diario La Nación (24/Mayo/1958). Dentro del golfo se hallaban cuatro destructores de la flota, mientras que fuera se hallaban los tres cruceros, que no participaron de la persecución al submarino.

La fuerza de destructores realizaba una práctica a 15 millas de Puerto Madryn. Se trataba de un ejercicio de ecodetección para adiestramiento de operadores sonaristas. A las 10:35 el destructor Buenos Aires obtuvo un inesperado contacto de sonar, que minutos más tarde clasificó como perteneciente a un submarino realizando maniobras evasivas. Informa de la situación al comandante de la fuerza de destructores, Contraalmirante D. Benjamín Moritán Colman, quien organiza una UASCA." (Unidad Antisubmarina de Caza y Ataque). Como primera medida, el Buenos Aires lanza una carga de profundidad intimidatoria a las 10:51.

Al no salir el submarino a superficie, se considera que su actitud es, al menos, ilegal, por lo que se pasa a una fase ofensiva. El Buenos Aires y el Misiones realizan ataques coordinados, y como consecuencia de las explosiones pierden contacto de sonar con el submarino. Ante esta situación, los destructores Entre Ríos y Santa Cruz se unen al Misiones y comienzan una búsqueda en espiral, mientras el Buenos Aires se destaca en la boca del golfo, para hacer una búsqueda hidrofónica de contención e impedir una posible huida del sumergible. Minutos más tarde se incorpora a la búsqueda antisubmarina un avión patrullero Catalina.

A las 12.36 llegan a Puerto Madryn dos aviones de la base Comandante Espora (Bahía Blanca), para unirse a la búsqueda. No hay novedades hasta media hora más tarde, cuando el Buenos Aires obtiene un contacto hidrofónico (latitud 42º 51,1' S, longitud 64º 23,7' O) en su camino a la boca del golfo. Desde el destructor pasan a la modalidad de ecodetección por sonar y mantienen contacto con el submarino, que permanece asentado en el fondo (13:50), quizás como maniobra elusiva.

A las 12:36 del 21 de Mayo de 1958 el submarino se dirigía a la boca del golfo Nuevo, perseguido por los cuatro destructores de la Marina.

A las 14.10 llegan los destructores Misiones y Santa Cruz, los cuales efectúan un ataque a baja velocidad y lanzan dos cargas de profundidad cada uno. Como consecuencia de las detonaciones, se pierde el contacto. El Buenos Aires y el Misiones han agotado sus municiones, por lo que se dirigen a la boca del golfo, para tratar de realizar una contención. Comentario al margen, esto último me resulta difícil de entender, porque no sé que tipo de contención se puede hacer con un barco desarmado, pero así es como lo relata el informe del gobierno. Los destructores Entre Ríos y Santa Cruz siguen con la búsqueda en espiral.

El tiempo empeora, con algunos chubascos y algo de niebla. Recien a las 16.40 el destructor Buenos Aires obtiene un contacto por sonar en las coordenadas de latitud 42º 51,3' S y longitud 64º 27,9 O. En ese lugar alcanzan a divisar la estela del submarino sumergido, el cual navega a baja velocidad hacia la salida del Golfo. Se especula que esta fue una maniobra para evitar ser detectado por medio del hidrófono. Minutos después el Buenos Aires pierde el contacto nuevamente.

El Entre Ríos vuelve a detectar al esquivo submarino con el sonar, a las 17.34, a unas 5 millas al norte de Punta Cracker. Junto con el Misiones (así lo especifica el informe, pero supongo que se refiere al Santa Cruz, porque el Misiones había agotado sus cargas) efectúan un ataque coordinado y agotan las cargas de profundidad. Minutos después se divisan manchas de aceite en el agua y se obtiene un breve contacto por sonar, que luego pierden.

Destructor Entre Ríos

Minutos después de la seis de la tarde, el destructor Buenos Aires se dirige hacia la costa, a investigar a una pequeña embarcación que no se puede identificar a la distancia debido a que hay chubascos. En el trayecto avista una estela a estribor (derecha) y aparece un periscopio a una distancia de 650 metros. El submarino está describiendo una media luna de oeste a este. El Buenos Aires preparó su artillería y trató de embestir al submarino, siendo asistido por el Entre Ríos y el Santa Cruz. El Misiones, por su parte, investigaba el avistaje próximo a la costa, que resultó ser una pequeña embarcación de pesca.

Al pasar el Buenos Aires sobre la estela del submarino, observa manchas de aceite. El periscopio observado era grueso, de color marrón claro, y aparentemente también había un snorkel. Una especie de defensa protegía el conjunto, sobre la cual se notaba una línea que, presumiblemente, podían ser remaches. Este avistaje fue confirmado por los oficiales y tripulantes de las estaciones del Comando y Control de Artillería, y también por los vigías de las piezas de artillería.

La embestida del Buenos Aires fracasó y el submarino desapareció de la vista. A las 18.22, el mismo destructor Buenos Aires (su papel fue protagónico ese día) obtiene un eco en su pantalla de radar a 6.500 metros. Este eco, de un objeto pequeño, de contornos nítidos y tenues, fue evaluado como posible caseta de submarino en superficie. El contacto se pierde en pocos minutos más.

Destructor Buenos Aires. Probablemente este fue el protagonista principal de los sucesos del 21 y 22 de Mayo de 1958, sin desmerecer el accionar del resto de las unidades de la flota de mar.


El Buenos Aires, una vez más, detecta al submarino por radar a las 19:30, a unos 4900 metros. El submarino se desplaza en dirección a la costa, hasta confundirse con ésta, perdiéndose el contacto por radar. A las 19.55 el Buenos Aires lanza tres granadas iluminantes para encontrar el blanco, que se hallaba cerca de la costa, pero sin resultados positivos. Se repite el procedimiento a las 21.27, aunque ahora se encuentran los cuatro destructores en formación. Durante el resto de la noche los cuatro destructores van a patrullar en la boca del golfo Nuevo.

La novela no terminó ese largo 21 de Mayo, sino que continuó al otro día. A las 9:20 de la mañana del 22 de Mayo, se incorpora un avión de patrulla Martin Mariner con 8 cargas de profundidad y recorre la zona de los ataques del día anterior. A las 9.23 el destructor Misiones obtiene un contacto sonar nítido y forma una unidad de ataque con el Santa Cruz y el avión de patrulla.

Destructor Misiones.


A las 9.35 llega a Madryn un cuatrimotor Douglas DC4, matrícula CTA-2, con cargas de profundidad para reaprovisionar a los destructores. Éstas se embarcan en el Sanavirón, quien se encarga de trasportarlas hasta dichos buques. Minutos más tarde llegan a la zona de operaciones dos aviones Catalina, para tareas de exploración y ataque.

A las 10.15, los destructores Misiones y Santa Cruz, que todavía mantenían contacto sonar con el submarino, dirigen el ataque del avión Martin Mariner, el cual lanza cargas de profundidad en dos pasadas sucesivas. Después de este ataque se pierde el contacto y son infructuosas todas las búsquedas efectuadas tanto por barcos como aviones.

Portada del La Nación del 24 de Mayo de 1958. Todos los diarios nacionales incluyeron la noticia del submarino en la portada.

La novela de la persecusión termina a las 16:30 del día 22, cuando se suspende la búsqueda con los barcos, aunque se mantiene una vigilancia aérea de la zona. Así termina el informe del gobierno, que fue publicado por todos los diarios de la época, y así terminó lo que se dio en llamar "Operación Golfo Nuevo". Hubo muchas versiones sobre el origen del sumergible, e incluso sobre la existencia del mismo. Hubo quienes pusieron en duda la existencia del submarino, y adujeron que se trató de una campaña de la Marina para obtener financiamiento para adquirir armamento más moderno, y quienes aseguraban que el submarino se trataba de una/s ballena/s. Los que afirmaban que el submarino era real, sostenían que el submarino era estadounidense, ruso, o de Brasil, aunque en ningún momento hubo una pista minimamente tangible sobre su nacionalidad.

Viendo los hechos a una cierta distancia temporal es difícil pronunciarse por una u otra postura. El argumento de que se confundió un submarino con un cetáceo es discutible. Teniendo en cuenta que la temporada de ballenas va de Mayo a Diciembre, no se puede negar su presencia pero no sé cuan factible es confundir a una ballena con un submarino. La posibilidad de que todo haya sido una maniobra de la Marina para justificar la adquisición de material no se puede descartar, más teniendo en cuenta la época que se vivía, con la Guerra Fría y la inestabilidad política como telón de fondo. En contra de esto se puede decir que hubo varios testigos del avistaje del submarino, así como los datos de los contactos por radar. En caso de tratarse de una conspiración de la Marina, es raro que después de tantos años no haya roto el silencio ninguno de los que participó de aquella operación (es raro, pero no imposible).

Si por el contrario, se toma como ciertos los sucesos acaecidos el 21 y 22 de mayo de 1958, queda el interrogante de la procedencia del sumergible. Los diarios de aquel entonces, así como los que analizaron la noticia años después, supusieron que el submarino podía tener tres nacionalidades diferentes: EEUU, URSS, o Gran Bretaña. Ninguno de los tres países asumió que el submarino era suyo, aunque diversas fuentes trataron de inducir la noticia de que era de origen soviético. El diario amarillista Daily News publicó en tapa "Submarino rojo bombardeado frente a Argentina", mientras el Daily Telegraph decía que era "casi ciertamente ruso". Pero la gran mayoría de los diarios no tomó partido, y solo se dedicaron a especular con las posibilidades. El día 26 de Mayo, según La Nación, circuló una versión falsa en Córdoba que decía que la Argentina había roto relaciones con Brasil debido al incidente del submarino, cosa que horas más tarde se demostró que no era así.

Chiste alusivo al submarino del golfo Nuevo, publicado en la misma edición de La Nación del 24 de Mayo de 1958.

A modo de conclusión, parcial por el momento, quiero transcribirles un fragmento del libro "Apuntes sobre los buques de la Armada Argentina", de Pablo Arguindeguy (1972):

La palabra final, oficial y definitiva, al sentir del autor, la dio el Congreso de la Nación. La Cámara de Diputados trató en Sesión Secreta del mes de junio de 1958, llamando a su seno al Secretario de Marina, para exponer los hechos. El comunicado público de la cámara de los representantes del Pueblo, de fecha 13 de junio de 1958 expone textualmente:

1º - Darse por satisfecho con las explicaciones del señor Ministro de Marina.

2º - Hacer pública declaración de que la Marina de Guerra de la República ha actuado en la emergencia con responsabilidad argentina en defensa de la soberanía de la Nación.

Con ello, y hasta que el tiempo haga públicos documentos que hoy permanecen con un grado de reserva que los excluyen de estos apuntes, o cuando medie la declaración tardía, pero no por ello imposible, de alguna potencia extranjera, se cierra el capítulo que vivió en Golfo Nuevo la Armada toda, y particularmente el [destructor] Buenos Aires.

Sería interesante saber que se dijo en aquella sesión secreta, aunque mucho me temo que no haya sido nada esclarecedor. En cuanto a lo segundo, veo difícil que otro país reconozca una violación de la jurisdicción después de tantos años, y habiendo pasado todo lo que pasó. Tampoco tengo referencias de si alguien ha buceado en la zona, o si existe alguna posibilidad de buscar evidencia en el lugar de los hechos. Me parece que a menos que haya un submarino hundido en el fondo del golfo va a ser imposible verificar in situ cualquiera de las cosas relatadas en el informa del gobierno. Pero a no desanimarse, que si ninguna de estas teorías nos convencen, siempre podremos emplear el recurso del submarino alienigena.

Bueno, creo que es momento de bajar la persiana. Nos vemos en una próxima entrada, haya o no submarinos escondidos en el golfo. Hasta siempre.


La noticia fue cubierta no solo por los medios locales, sino también por los principales periódicos del mundo.

Apéndice: Existen numerosas hemerotecas digitales donde se puede conseguir material adicional sobre los sucesos de Mayo de 1958. Me pareció innecesario hacer una compilación de todas ellas porque la información reflejada es más o menos la misma en todos los casos. Sin embargo, para los que quieran profundizar en el tratamiento de la noticia, les dejo algunos enlaces de interés.

Diario El Litoral
Viernes 23 de Mayo de 1958: http://www.santafe.gov.ar/hemerotecadigital/diario/25349/?page=1
Sábado 24 de Mayo de 1958: http://www.santafe.gov.ar/hemerotecadigital/diario/25350/?page=1
Domingo 25 de Mayo de 1958: http://www.santafe.gov.ar/hemerotecadigital/diario/25351/?page=1
Lunes 26 de Mayo de 1958: http://www.santafe.gov.ar/hemerotecadigital/diario/25352/?page=1
Martes 27 de Mayo de 1958: http://www.santafe.gov.ar/hemerotecadigital/diario/25353/?page=1

Otras hemerotecas donde conseguir artículos de esas fechas:
http://bahiasinfondo.blogspot.com.ar/2011/09/hemerotecas-digitales.html

2 comentarios:

  1. Estoy leyendo tu comentario sobre el ataque al submarino en golfo nuevo en el 58 y te dire que es bastante aproccimado a la realidad y te lo puedo asegurar yo que estuve alli en el destructor Entre Rios y era el sonarista que detecto al submarino en primera facce y por un problema surgido en el modulo de la centina no pudimos realizar el ataque primero, y hay un monton de detalles que no concuerdan con la realidad que es logico que vos no sepas. si te interesa contactarme hacelo a bochas75@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo, gracias por el comentario, que me ha sorprendido mucho. Luego te contesto en forma privada. Hasta luego

      Eliminar