lunes, 22 de octubre de 2012

Alfa Centauri, ¿nuestro objetivo para el próximo siglo?

Me voy  salir un poco del cauce normal del blog, pero confieso que tengo debilidad con las noticias relacionadas con la investigación espacial. A no ser que antes de fin de año se dé a conocer alguna otra noticia impactante en el ámbito de la astronomía, la reciente confirmación de la existencia de un exoplaneta en la órbita de Alfa Centauri B es la noticia astronómica del año (sin desmerecer a Curiosity en Marte, que está dando lo suyo). Hasta ahora era bastante común enterarnos que descubrían nuevos exoplanetas orbitando estrellas muy lejanas. Lo impactante de este nuevo descubrimiento es que el sistema Alfa Centauri (que no es una, sino tres estrellas) es el más cercano a nuestro sistema solar. Es nuestro vecino "de al lado"... aunque eso signifique estar a 4,37 años luz de la Tierra, una distancia para nada despreciable. A modo de ejemplo, el vehículo espacial más veloz que ha sido lanzado fuera del Sistema Solar es la Voyager 1, que se mueve a 17,4 km/s, lo cual haría necesarios 76000 años de viaje para alcanzar Alfa Centauri. Pero bueno, a no decepcionarse, porque eso es lo que se pudo hacer con tecnología de la década del setenta, imaginense que se podrá hacer con la tecnología de las próximas décadas.

Imagen artística del exoplaneta recientemente descubierto en el sistema Alfa Centauri [La Ciencia de la Mula Francis].

miércoles, 17 de octubre de 2012

Hablemos del Nobel de la Paz

En lo que va de Octubre se han entregado los premios Nobel correspondientes a las disciplinas de Física, Química, Medicina, Economía, Literatura, y Paz. Los criterios de selección de cada uno de ellos escapan a mi conocimiento, y han sido cuestionados en una u otra ocasión. Sin embargo, por lo menos las primeras tres disciplinas son claramente científicas, y los galardonados están respaldados por una importante trayectoria, publicaciones, etc. En cambio en las otras tres las cosas son un poco más subjetivas, más aún en el Nobel de la Paz. Éste tiene un tinte más político, y si bien en muchas ocasiones se ha distinguido a personas que lo merecían con creces, en otras el criterio ha sido al menos discutible. Sin ir más lejos, en 2009 le dieron este premio a Barack Obama, lo cual generó mucha suspicacia, especialmente si tenemos en cuenta que se trata del presidente de un país que se ha caracterizado por estar en un estado permanente de guerra. Ni que hablar del reciente Nobel de la Paz 2012 para la Unión Europea, que ha dejado cabreados y/o desconcertados a más de uno en el Viejo Mundo.

domingo, 7 de octubre de 2012

Otro vistazo al Paso de Indios de los sesenta

Divagando entre los laberintos de mis carpetas de Windows, una maraña que crece con un supuesto orden que yo creo gobernar (y que no siempre es así), me encontré con otro par de fotos viejas de Paso de Indios. Las fotos, en general, inmortalizan momentos, lugares, y personas. Cuando se da el caso, como este, que corresponden a algún instante de la vida familiar del cual no tengo memoria (esencialmente por no haber nacido para ese entonces), las fotos tienen una carga nostálgica adicional. De esta manera, nombres como La Herrería, o establecimientos como la escuela con internado, evocan historias familiares y recuerdos que no son mios pero que están casi grabados en mi genética.

Escuela con internado de Paso de Indios (circa 1960).

El paraje donde hoy se asienta la población de Paso de Indios era antiguamente conocido como La Herrería. El nombre Paso de Indios en realidad corresponde al paso o vado sobre el río Chubut, a una decena de kilómetros de La Herrería. Por esas cuestiones de los usos y costumbres, el nombre pasó de un lado al otro. El primer asentamiento poblacional en la zona fue el paraje denominado Manantiales, donde había una posada, una oficina de registro civil, un destacamento policial, y una escuela (la Nº 130). Ésta última había sido inaugurada el 1º de Septiembre de 1937, en un pequeño edificio propiedad de Blas López, el propietario de los campos circundantes a Manantiales.