martes, 29 de mayo de 2012

Noticias del ayer: El pozo Nº 128 en la Popular Mechanics de Septiembre de 1921

Curioseando en Google Books me encontré con ediciones antiguas, de los años '20 y '30, de la revista Popular Mechanics (Mecánica Popular, para los que estamos por estas latitudes). Después de mirar un poco al azar y hacer alguna que otra búsqueda de palabras claves, me encontré con un muy breve artículo que quiero transcribir aquí. Se trata de una noticia aparecida en Septiembre de 1921, en el Vol. 36 de Popular Mechanics. En la página 373 se puede leer lo siguiente (perdonen si la traducción no es muy pulida):
POZO DE PETRÓLEO EN LA PATAGONIA EMANA 1.300 BARRILES POR HORA
Situado en una de las partes más desoladas de la costa este de la Patagonia, a unas 1000 millas al sur de Buenos Aires, se encuentran los campos petrolíferos de Comodoro Rivadavia. El petróleo fue descubierto en 1907 por los ingenieros del gobierno argentino, cuando estaban perforando en busca de agua. Inmediatamente el gobierno estableció una reserva fiscal de 12.300 hectáreas, donde se han desarrollado los campos de petróleo de forma tan extensiva que en la actualidad hay 90 pozos en operación y 15 más están siendo perforados. La producción, el año pasado, fue 1,54 millones de barriles. El 18 de febrero de este año fue perforado un pozo excepcional, que produjo 1.300 barriles por hora durante varios días, hasta que fue puesto bajo control. Los pozos están designados por números, y este en particular se conoce como Nº 128. Antes de que el desbordamiento estuviese bajo control, el petróleo se había extendido sobre el suelo adyacente, formando estanques y piscinas, y en un punto que se encauzó en una zanja, donde se veía como un canal de riego (la palabra utilizada en el original es "Millrace", algo así como el cauce de agua de un molino).
Arriba: El petróleo desbordando de un pozo de petróleo en los yacimientos petrolíferos de la Patagonia, después de haber sido encauzados en una zanja. Abajo: Vista de los yacimientos petrolíferos de Comodoro Rivadavia en la Patagonia, que muestra en primer plano una perforación reciente desbordando, y formando estanques en la tierras bajas adyacentes: el desbordamiento fue a razón de 1.300 barriles por hora.

jueves, 24 de mayo de 2012

Visto y Leído: El Proyecto Andes

Hace unos días me enteré de un interesante, y ambicioso, proyecto científico a desarrollarse en Sudamérica, más precisamente entre Argentina y Chile. Encendí la radio y escuché al conductor de un programa periodístico local despidiendo a su entrevistado, cuyo nombre no alcancé a registrar, y haciendo un comentario muy escueto sobre lo hablado. Decía algo de un proyecto binacional de investigación de física a realizarse en la cordillera de los Andes. La curiosidad me pudo, y con esa mínima pista me largué a buscar, Google mediante, y pude encontrar la información de dicho proyecto. Se trata del Proyecto Andes, un Laboratorio de física entre Argentina y Chile, que se emplazará en la zona donde se va a ejecutar el Túnel de Agua Negra. El túnel de Agua Negra es un proyecto para mejorar el tráfico de bienes y personas entre Argentina y Chile, e indirectamente Brasil, ya que permitiría una comunicación más fluida entre los puertos de éste país y los del Pacífico. En realidad no se trata de un único túnel sino de dos, uno de ida y uno de vuelta, de 13,8 Km de longitud y 12 metros de diámetro cada uno, separados entre sí por 90 metros e intercomunicados cada 500 metros.

Vista satelital del paso de Agua Negra, y el trazado de futuro túnel (en color azul).

lunes, 14 de mayo de 2012

Visto y Leído: Un avión de la Segunda Guerra Mundial en el Sahara

En la edición del diario La Nación del pasado 12 de Mayo me encontré con el artículo "Un avión británico de la Segunda Guerra Mundial fue hallado 70 años después en el desierto del Sahara". Según dice la nota, un trabajador de una compañía petrolera polaca halló en el desierto de Sahara, más precisamente en Egipto, un avión británico de la Segunda Guerra Mundial, que se estrelló hace 70 años. Gracias al buen estado de conservación del aparato, se pudo identificar que se trata de un Curtiss P-40 Kittyhawk, y lo más increíble, quién fue su piloto. Se trataba de Dennis Copping, un joven piloto de 24 años que tenía paradero desconocido desde junio de 1942.


El avión tiene señales de haber sido tiroteado mientras se dirigía a una base militar en Egipto, pero parece ser que Copping sobrevivió al accidente. No obstante es muy probable que decidiese andar por el desierto y falleciera en el camino. Hay señales indican que montó una especie de tienda de campaña o de toldo con el paracaídas, e incluso la radio estaba desmontada, junto a unas baterías, lo que parece indicar que intentó hacerla funcionar.

sábado, 12 de mayo de 2012

Un espejo en un bar

Una ráfaga de viento otoñal levantó hojas marchitas del suelo, y las ramas de los árboles susurraron en su lengua milenaria.

- Mire que he visto cosas increíbles, pero ninguna como esa – dijo el extraño de pelo largo. Su boca esbozó un tímido amago de sonrisa, y las innumerables arrugas de su rostro se plegaron con arabescos caprichosos.

Intenté responder, pero no se me ocurrió que decirle. Había aparecido de la nada, a la vuelta de un eucalipto, en el medio de la plaza San Martín. Sin mediar saludo ni gesto parecido, se me acercó y empezó a hablar. Lo había tomado por un borracho, pero no hablaba ni se comportaba como tal. Más bien parecía un loco.

- Se lo voy a contar. No se preocupe, no voy a robarle demasiado de su preciado tiempo – dijo el hombre, y sacó un habano de uno de los bolsillos de su abrigo.

- Señor, no quiero ser grosero, pero estoy apurado y... - dije, sin saber que mentira contarle. No tenía ningún apuro, era solo otra de mis caminatas por la ciudad.

El hombre frunció apenas el ceño y me miró fijamente. Le dio una larga calada a su habano y volvió a forzar una tímida sonrisa.

- No se preocupe, voy a ser breve. -

domingo, 6 de mayo de 2012

El Codex Sinaiticus y otros manuscritos increibles

Como buen amante de los libros, diarios, y mapas viejos, me pareció interesante compartir este enlace sobre algunos libros muy antiguos. El primero de ellos se trata del Codex Sinaiticus (Códice Sinaítico), un manuscrito de la versión griega de la Biblia escrito en scriptio continua (es un estilo de escritura en el que no se utilizan espacios para separar las palabras) entre los años 330 y 350 de nuestra era. El Codex Sinaiticus es uno de los manuscritos de mayor valor para la crítica textual del Nuevo Testamento en su versión griega, junto con el Codex Alexandrinus y el Codex Vaticanus. Pero lo más interesante, por lo menos lo que me indujo a escribir esta breve entrada, es que está disponible en la web, con acceso libre, permitiendo así que los estudiosos del tema puedan acceder a los originales. En el proyecto de digitalización han participado varias empresas y organizaciones, además de las cuatro poseedoras de los originales (el Codex Sinaiticus está fragmentado en cuatro partes desiguales).

Libro de Josué, del capítulo 12, verso 2, hasta el capítulo 13, verso 10 (Codex Sinaiticus).