viernes, 30 de septiembre de 2011

El Kaiser (parte 1)

La entrada de hoy está dedicada a uno de los naufragios más conocido de Puerto Madryn, razón por la cual lo dejé para lo último. En anteriores entradas me dediqué a mostrar algunos de los naufragios que se pueden encontrar en los alrededores de la ciudad y que son accesibles desde la costa. He obviado en forma adrede a los naufragios que se encuentran mar adentro porque no he podido verlos con mis propios ojos, aunque no descarto tratarlos en el futuro. Pero sea en la costa o mar adentro, es indudable que el naufragio más conocido por los madrynenses, en especial por los que llevan muchos años allí, es el del Kaiser, que le da nombre a la misma playa donde se encuentra.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

El raid Comandante Piedrabuena - Buenos Aires

Esta es una historia que escuché o leí hace mucho tiempo y que permaneció semiolvidada en mi inconsciente. Hace dos años, para estas fechas, visité Luján durante un fin de semana, y entre otras cosas aproveché a visitar el museo del transporte. Este museo es uno de los más importantes en su especialidad en toda latinoamérica, y cuenta con muchos objetos relacionados al transporte que son emblemáticos para el país: la locomotora "La Porteña", el hidroavión "Plus Ultra", carrozas presidenciales, y muchos más. En esa visita, entre todas estas cosas, me encontré con un artefacto peculiar que me recordó aquella historia a la que hice referencia y que es la excusa para estas líneas.

La carretilla del raid Comandante Piedrabuena - Buenos Aires, en el museo del transporte de Luján (año 2009).

sábado, 17 de septiembre de 2011

Números narcisistas

El fin de semana estuve ordenando algo de papelerio, en un desesperado intento de hacer un poco de lugar en la biblioteca. Agarré un par de carpetas llenas de papeles de todo tipo y me propuse reducir su volumen. Como me suele ocurrir, este tipo de empresas termina con una extensa revisión del material archivado y con el descarte del equivalente a una estampilla u hoja de agenda. Esta vez no fue la excepción, y el resultado fue ese. Lo único que tiré fue un pequeño recorte de un diario que hablaba sobre los números narcisistas. Al estar allí olvidado, ese recorte no servía de nada, así que decidí escribir una breve entrada sobre este tema y así concluir mi magna tarea de limpieza. La sorpresa fue que me topé con una gran cantidad de información que superó mis expectativas iniciales. Así que voy a tratar de ser sintético y resumir en pocas líneas algunas curiosidades numéricas que se encuadran dentro de los números denominados narcisistas.

Según la mitología griega, Narciso era un joven tan bello (y orgulloso) que se enamoró de su propia imagen reflejada en una fuente y se ahogó en ella. Los número narcisistas son aquellos que pueden obtenerse mediante la manipulación matemática de los dígitos que lo componen. Sí, reconozco que es difícil de ver la analogía entre Narciso y estos números, pero quizás se deba a que éstos se ven reflejados a un lado y al otro de la igualdad. A ver, para ser más claros, un ejemplo de número narcisista es el 1676 o el 2646798:

1676 = 11 + 62 + 73 + 64

2646798 = 21 + 62 + 43 + 64 + 75 + 96 + 87

A ambos lados de la primera igualdad se encuentran los mismos dígitos: 1, 6, 7, 6; y el 1676 se obtiene a través de una combinación de sumas y potencias en orden creciente. Lo mismo ocurre en el segundo caso, pero con siete dígitos. Otro ejemplo de números narcisistas son los números de n dígitos que se obtienen de la suma de las potencias de orden n de sus dígitos. Un ejemplo de estos números es 153 = 13 + 53 + 33. Una variación respecto a estos son los números narcisistas de base constante, es decir aquellos donde el número se obtiene como una suma de potencias de una base n elevada a las potencias dadas por los dígitos en cuestión:
4624 = 44 + 46 + 42 + 44

sábado, 10 de septiembre de 2011

Puerto Lobos (parte 2)

(Continuación de la entrada anterior)

Retomando el hilo de la historia con la que comencé la entrada previa, me detuve apenas un rato en Puerto Lobos. Tenía un largo viaje por delante y no podía pasarme todo el día allí. Así que cámara en mano me puse a tomar fotos del lugar. Lo primero que hice fue, además de ir a la costa y sentir el ruido del mar al romper en la orilla, dirigirme a las ruinas del viejo hotel. Sorprendentemente, a pesar del paso del tiempo, se mantiene bastante bien parado, al menos respecto de lo que yo recuerdo de hace veintitantos años atrás. A la derecha se observa una especie de anexo, un agregado posterior que parece algo más nuevo que el conjunto del hotel, pero se trata de cuatro paredes vacías y abandonadas como todo el resto.
Antiguo hotel de Puerto Lobos.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Puerto Lobos (parte 1)


Hay un montón de lugares de Chubut a los que no he vuelto a ir desde hace unos quince o veinte años. Lugares apartados, solitarios, a los que fui en algunas ocasiones, ya sea con mi padre o con mi familia completa. Otros lugares solo los he visitado a través de mi imaginación, o a través de los comentarios de familiares o conocidos. Con el paso de los años he tratado de ir saldando algunas de estas deudas, visitando esos lugares tan lejanos en mi memoria. Hace un par de meses hice una muy breve escala en mi viaje a Madryn y me detuve a visitar uno de estos parajes: Puerto Lobos.



domingo, 4 de septiembre de 2011

Hemerotecas digitales

Hablar a estas alturas de la relevancia de Internet en la vida moderna es, por lo menos, casi innecesario. Cualquiera de los que usa Internet, aunque sea de forma muy esporádica, sabrá valorar la importancia de este medio virtual que nos involucra a todos y nos da acceso a información casi infinita. Ni hablar de las redes sociales, los buscadores, el comercio electrónico, la transmisión de audio y video, y un extenso etcétera. Por eso solo me voy a enfocar en una pequeña fracción de la web que he explorado de a ratos en los últimos meses: las hemerotecas digitales.

Según la RAE, una hemeroteca es una "biblioteca en que principalmente se guardan y sirven al público diarios y otras publicaciones periódicas". Una hemeroteca digital no es más que eso mismo, pero en forma electrónica. Un lugar donde se puede navegar y buscar viejas ediciones de diarios y revistas. Como muchas de las cosas que ya he compartido por este medio, en forma casi azarosa, descubrí hace un tiempo el archivo de diarios de Google. En realidad lo que encontré en aquel momento, tres o cuatro meses atrás, fue una versión mucho mejor de este sitio. Por alguna razón que no queda bien clara, Google acaba de dar de baja su proyecto de digitalización e indexación de periódicos online y el buscador fue reducido a la versión que está hoy en línea. La idea original era, como casi todas las ideas de Google, ambiciosa, en el sentido de que era una herramienta fantástica para todo aquel que quisiese estudiar o informarse sobre sucesos históricos a partir de lo publicado en los diarios de la época. En lo personal llegué a probarlo, unas semanas antes de que Google lo sacase de línea, y los resultados eran espectaculares. Al buscar una palabra clave, por ejemplo "Madryn" o "Argentina" (lo primero que se me ocurrió buscar), se encontraban miles de referencias y una línea de tiempo que permitía profundizar la búsqueda en determinado rangos de tiempo. Eso ahora cambio, y ya no se puede ni buscar ni ver la línea de tiempo. Apenas se permite acceder a un listado de periódicos digitalizados, pero la búsqueda hay que hacerla en forma manual, fecha por fecha. Ahora solo sirve para buscar un diario que ya sabemos que tiene la información en cuestión.

Google News Archive, tal como está disponible hoy en día.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Ballenas 2011

Este año tampoco quiero olvidarme de uno de los símbolos de mi tierra y mi ciudad, así que les dejo esta breve nota que es más gráfica que escrita. Como todos los años, los ejemplares de ballena franca austral están visitando el Golfo Nuevo, desde principios de Junio hasta finales de Diciembre. Aquí vienen aquellas ballenas que se aparearon el año anterior para dar a luz a sus ballenatos. También vienen las que están amamantando a sus crías y aquellos ejemplares que van a aparearse. Luego de pasar el verano en las frías aguas del sur, alimentándose de plancton y krill, vuelven al refugio de los golfos Nuevo y San José, donde pasan todo el invierno y la primavera. Su presencia es esperada y seguida tanto por los que somos de la zona como por los turistas que vienen para estas épocas. Una de las postales típicas que nos dejan es la de sus colas sobresaliendo de la superficie del mar. Esa imagen se ha convertido en un icono de la zona, y es un logo que abunda en varios emprendimientos comerciales de Puerto Madryn. Estoy lejos de ser un fotógrafo, apenas soy un tipo que "pulsa el botón de disparo de la cámara", pero siempre que puedo trato de sacar fotos de ballenas cuando paso por Madryn. Hice una selección de algunas fotos que tomé a fines de Julio, enfocándome en especial en las fotos de colas de ballena. Espero mejorar la técnica y lograr mejores tomas la próxima vez, pero por ahora no me puedo quejar, algunas salieron bastante bien.

Bueno, esto es mucha cháchara, así que me despido por hoy, y nos vemos en la próxima entrada. Hasta siempre.