domingo, 31 de octubre de 2010

Rusia: Fotos a color de un siglo de antiguedad

La intención original de este blog era (y es) publicar noticias, artículos, o cualquier otro material que tenga algún interés, ya sea por la temática, por la novedad o por representar algo fuera de lo común. Las cosas de las cuales me nutro al escribir las diferentes entradas salen de fuentes relacionadas con mi trabajo, de enlaces fortuitos encontrados durante la búsqueda de otra cosa (soy de esos que empieza buscando información sobre transistores y termina leyendo un artículo sobre el código civil en Thailandia), o alguno de los blogs que leo más o menos seguido. En este caso quiero compartir algo que ya fue publicado en el excelente blog Tecnología Obsoleta, bajo el nombre de "Una mirada a la Rusia de hace un siglo", que trata sobre una exposición de fotografías de Sergei Mikhailovich Prokudin-Gorskii (1863-1944) en Estados Unidos. Este fotógrafo ruso empleó una técnica consistente en la captura de la imagen sobre tres placas de vidrio diferentes, utilizando filtros para el rojo, el azul y el verde. Luego, la imagen se podía recomponer con un proyector especial, que combinaba las imágenes capturadas en las tres placas en una misma proyección, recuperando el color original de la escena. Las fotos son de principios del siglo XX, y nos permiten dar un vistazo a los habitantes de Rusia de aquella época. Vale la pena dedicarle un rato para verlas, hay algunas muy impactantes. A continuación les dejo algunas de ellas para que vean, así como un enlace al portal de Boston.com, donde hay más fotos de esta exposición. Ojala las disfruten, nos vemos en la próxima entrada.

Vista general de la ciudad de Belozersk (Óblast de Vólogda).

Antigua capilla emplazada en el lugar donde fue fundada la ciudad de Belozersk en la antiguedad.


viernes, 29 de octubre de 2010

Un vistazo furtivo a Bahía Bustamante (y una deuda pendiente)

Siempre me he sentido patagónico, y en particular, chubutense. Si bien las vueltas de la vida, los desafíos, la carrera, y otras cosas, me han llevado a vivir en otro lado, no me pierdo ninguna oportunidad de volver cuando ésta surge. Puerto Madryn es mi Patria chica y Chubut mi tierra, dentro de esa otra tierra más grande que es la Argentina. A pesar de eso soy un pobre conocedor de mi provincia. Una larga lista de lugares, parajes, y pueblos aún figuran en mi lista de pendientes, y el mismo Puerto Madryn me muestra alguna arista desconocida en cada visita. Eso no es tan malo como parece, más bien podría decir que es bueno, significa que en cada viaje puedo develar una parte más de aquel enorme mosaico que es la Patagonia.

A la Patagonia en general, a Chubut en particular, aprendí a quererla desde muy chico, a través de mi familia, de la escuela, de los viajes a diferentes lugares de su geografía. Muchos lugares los recorrí primero con la mente, a través de los relatos de mis padres y abuelos. Así conocí ese Madryn antiguo, olvidado, que ya no existe; visité Paso de Indios y Telsen, que hoy en día siguen casi tan solitarias y detenidas en el tiempo como en aquel entonces; recorrí playas y parajes poco transitados. Así fue como, a través de mi padre, conocí un lugar que desde entonces ha sido un sinónimo de una parte de su vida, y una deuda (insoportable e inentendiblemente) pendiente: Bahía Bustamante. Mi padre trabajó en su juventud en la recolección de algas en Bahía Bustamante, para la empresa Algasur, en la década del sesenta. Solía contar una cantidad de anécdotas sobre esa etapa de su vida, la mayoría de las cuales lamento haber olvidado. Cuando tuve la oportunidad de conocer el lugar con él, para aprender la historia de primera mano, no lo aproveché. Luego, cuando quise ir, ya no contaba con mi padre. Por eso postergué por tiempo indefinido esa visita. A pesar de estar a poca distancia de Puerto Madryn, menos de trescientos kilómetros, aún no me dediqué el tiempo para ir a Bahía Bustamante, pero en cada viaje al sur me digo a mi mismo: "quizás pueda ir a Bahía Bustamante". En fin, cuando lo haga, tengan por seguro que verán las fotos por este medio.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Una de autos eléctricos, populares, y algo más

En el contacto diario con Internet, ya sea por búsquedas relativas al trabajo, o en aquellas realizadas puramente por ocio, me voy encontrando cosas curiosas que guardo para rever en otro momento. De forma azarosa se me juntaron algunos enlaces relacionados a los automóviles que de alguna manera están relacionados entre sí, por lo que ahora, en esta breve tregua en mis actividades, he decidido releer esta información y redactar una nueva entrada para el blog. Como bien dice el título, se trata de autos eléctricos, populares, y algo más; así que voy a ir por partes, empezando con los autos eléctricos. Estoy muy lejos de ser alguien entendido en el tema de los automóviles eléctricos, pero es un tema que me parece de importancia para dos problemas claves del mundo: el transporte y la contaminación. La noticia se origina en Rosario (Santa Fe), aunque la primer nota sobre el tema la leí en el portal de Caleta Olivia (Santa Cruz). La nota lleva el título de "El proyecto Vehículo Eléctrico Rosario" y habla sobre el proyecto VER, desarrollado en la sede Rosario de la Universidad Tecnológica Nacional. Este proyecto forma parte de otro más grande, de investigación y desarrollo, denominado “Evaluación de las características dinámicas y energéticas de un vehículo eléctrico urbano” y es llevado adelante por el departamento de Ingeniería Eléctrica de la UTN Rosario. Se trata de un Fiat 147 reformado, al cual le han quitado el motor de combustión interna y se lo ha reemplazado por uno eléctrico, manteniendo todo el sistema de transmisión tradicional. Si bien esto último no es lo más aconsejable desde el punto de vista del rendimiento, es un paso intermedio que permite realizar una adaptación con cierta simplicidad sobre cualquier vehículo de calle. Como concepto de adaptación de material rodante a nuevas tecnologías me parece muy beneficioso, ya que hace uso de toda la plataforma existente. Resta estudiar en detalle el rendimiento, si es económicamente viable, y el mantenimiento de este vehículo. En un principio es posible que la recarga de las baterías, la velocidad de desplazamiento, o la potencia desarrollada, no sean del todo ventajosas, pero sin duda ese es el camino, por allí hay que seguir ahondando.




domingo, 24 de octubre de 2010

El tiempo es tirano...

... pero no voy a darme por vencido. A principios de esta semana que está terminando (¡qué trabalenguas!) parecía que iba poder dedicarle un rato al blog para escribir sobre algunas cosas que voy encontrando. Sin embargo la realidad me devolvió al punto de partida, y apenas si he tenido tiempo de leer mi correo y contestar las cosas urgentes. En fin, la repetida historia de "no tengo tiempo", actualizada y con nuevos bríos. Pero, como dije al comienzo, no voy a darme por vencido, aunque más no sea con una breve entrada. Para esta ocasión, he seleccionado un enlace algo viejo y desactualizado, pero que al menos nos permite dar un vistazo fugaz en algunas facetas culturales del viejo Puerto Madryn. El enlace en cuestión trata sobre Hermann Baron Buxhoeveden, un comerciante lanero de origen Estonio-Alemán, que vivió en Puerto Madryn hasta su muerte en 1969. Sus cuadros reflejan paisajes y escenarios de aquellos lejanos años donde Madryn era un pueblito pequeño y tranquilo de la Patagonia. En particular me gusta mucho uno que pintó sobre la calle 28 de Julio, cuya estampa casi campesina no se puede reconocer en la actualidad.


Calle 28 de Julio - Hermann Baron Buxhoeveden
Bueno, eso es todo por ahora. Espero que esta nueva semana, Censo 2010 mediante, me dé un respiro para escribir con un poco más de profundidad. ¡Hasta la próxima!

domingo, 17 de octubre de 2010

¡Feliz día Madres!

Hoy se festeja el Día de la Madre. Ignoro si este día se festeja en todo el mundo, calculo que no, pero al menos sí en Argentina. Simplemente quiero desear por este medio un Muy Feliz Día a todas las madres del mundo, a ellas que son el centro, el eje de la familia. En particular les deseo un muy feliz día a mi propia madre, que hace poco tiempo ha sido abuela y que también hace poco tiempo se ha metido en este mundillo de Internet, a mi esposa, que estrenó su título de madre este año (y yo el de padre), y a todas las madres que forman parte de mi familia: mis tías, abuelas (allá donde estén), suegra, etc. A todas les mando un gran abrazo, un gran cariño, y mis mejores deseos en su día. Nos vemos en una próxima entrada.

jueves, 14 de octubre de 2010

Para los seguidores de H.P. Lovecraft: It's a new day and the stars are right!

La verdad es que la entrada de hoy va a ser muy breve. Esta semana ha sido (y aún es) bastante complicada para mi, por lo que no he podido dedicarme a ninguno de aquellos temas sobre los cuales tengo pensado escribir algo. Sin embargo, he reservado unos minutos para mostrar un video que encontré en el excelente blog de La Petite Claudine. El video esta en Youtube (cuando no...), y se titula "The adventures of Lil Cthulhu". Solo para entendidos lovecraftianos ;)


El fin de semana espero tener algo de tiempo para escribir algo más elaborado. Por ahora les dejo el video como para que sepan que aún sigo por estos lados. Hasta la próxima.

viernes, 8 de octubre de 2010

Máquinas autorreplicantes caseras

Haciendo un poco de orden en mi PC, encontré un enlace olvidado a un artículo que salió en el suplemento iEco del diario Clarín, el pasado mes de Mayo. Se titula "La movida 3D suma a las impresoras", y trata sobre las impresoras, si se las puede llamar así, que reproducen objetos tridimensionales a partir de imágenes computadas. Detengámonos un momento a pensar en esto. Máquinas que construyen objetos 3D a capricho del diseñador. Sí, es cierto, existen miles de ejemplos de esto en el ámbito industrial: tornos de control numérico, líneas de montaje, etc. Pero esto es ligeramente diferente, porque se trata de construir ("imprimir", si les gusta más) objetos artificiales en 3D con un equipamiento de uso casi doméstico. Bueno, tal vez no sean tan accesibles para el común de la gente, pero parece que la tendencia es a la baja, como en todo desarrollo tecnológico. Digamos que con un aparato de estos podríamos fabricar nuestro propio repuesto para un artefacto doméstico, o incluso hacer eso que llamamos "Arte".

Averiguando un poco más sobre el tema, encontré un grupo de gente que trabaja en el tema, conocido como "RepRap Project". El objetivo de este grupo es desarrollar una impresora 3D totalmente libre para que cualquiera pueda construirla por su cuenta. Dado que la impresora, denominada RepRap, está construida mayormente de piezas de plástico, puede construirse sus propias piezas. O sea, RepRap es, al menos en intenciones, una máquina autorreplicante. Una vez que construimos una, podemos construir... miles. En la práctica hay un límite, y ese límite es que los motores, componentes electrónicos, y otras piezas, no pueden ser de plástico. Pero al menos la idea es muy interesante, y abre un abanico grande de aplicaciones para el uso hogareño o de "hobbista".

sábado, 2 de octubre de 2010

Bahía Sin Fondo, también en Marte

Uno de los temas que más me ha fascinado desde mi infancia es el espacio exterior, aquello que está más allá de la frontera de nuestra (vieja y aún poco conocida) Tierra. De chico, digamos desde los 7 u 8 años, me maravillé con aquellas películas de ciencia ficción que hablaban de otros mundo y de viajes por el espacio. Leí, primero con dificultad y luego con avidez, cuanto libro o revista caía en mis manos sobre esos temas. Recuerdo con mucha claridad el día que vi explotar por la televisión, una y mil veces, el transbordador Challenger. La llegada de Internet durante mi época universitaria permitió actualizarme más a menudo sobre estos temas. Desde entonces he seguido, con ciertas discontinuidades, los progresos de las misiones espaciales más importantes de los últimos años: la sonda Galileo en Júpiter, Cassini-Huygens en Saturno, y el enjambre de robots y satélites que han arribado a Marte en los últimos años. En particular he seguido, en forma discontinua, los progresos de los exploradores robots Opportunity y Spirit, que durante poco más de seis años han recorrido varios kilómetros sobre el suelo marciano. En estos dos exploradores se conjugan dos motivos poderosos de interés: por un lado el conocimiento adquirido sobre Marte, nuestro vecino cósmico, el lugar más benigno que encontraremos en muchos años luz a la redonda. Por otro lado, el desafío tecnológico que representa tener dos robots andando por la superficie de otro mundo, alimentandose mediante paneles solares y utilizando herramientas varias para analizar muestras, tomar fotografías, y transmitir todo eso a la Tierra. Simplemente Fan-tás-ti-co.

Bueno, como bien dije, me interesa la exploración espacial (recomiendo el blog Eureka, en castellano y con actualización diaria), y cuando tengo algo de tiempo libre me dedico a navegar por sitios sobre esa temática. Pues bien, acá viene el dato curioso que da origen a esta entrada. Buscando información, citas sobre el uso del nombre "Bahía Sin Fondo", con el objeto de redactar un artículo sobre el tema, una continuación de algo que presenté en una de mis primeras entradas (hace unos meses), me encontré con una referencia a una página de la NASA. Con un poco de intriga fui a leer el artículo en cuestión, y me encontré con que habían bautizado con el nombre "Bottomless Bay" ("Bahía Sin Fondo", en inglés) a un pequeño accidente geográfico en la superficie de Marte. Se trata de una pequeña bahía irregular en el perímetro del cráter Victoria, el recuerdo del impacto de un meteorito en alguna época lejana. El cráter en sí no es muy grande, tendrá unos 300 metros de radio, y es dificil de ubicar en un mapa marciano. Fue un hito en el camino del vehículo Opportunity, ya que al llegar a Bottomless Bay su odómetro marcó seis millas de recorrido, bastante más de lo que se esperaba en un principio. Recordemos que se esperaba que los dos vehículos no sobreviviesen al primer invierno marciano... y superaron seis inviernos. Este suceso ocurrió el 7 de diciembre de 2006, en la denominada sol 1016 (o sea, el día 1016 desde el arribo de Opportunity al planeta rojo).
Bottomless Bay en el cráter Victoria [fuente: NASA/JPL/Universidad de Arizona]